Álvaro Delgado-Aparicio: “Retablo es un llamado urgente a la tolerancia”

Redaccionlr
h

Álvaro Delgado-Aparicio. Su filme acaba de ganar el premio a la mejor película en el Habana Film Festival de Nueva York. Suma 25 galardones

Zoraida Rengifo

Un premio más. Con este suma nada menos que 25 galardones, como ninguna película en nuestro país. El filme Retablo, de Álvaro Delgado-Aparicio, el lunes pasado ganó el premio a la mejor película en el Habana Film Festival de Nueva York. La cinta, con actuación de Magaly Solier, Junior Béjar y Amiel Cayo, narra la historia de un joven retablista que descubre la vida secreta de su padre. Situada en Ayacucho, el filme es un llamado a la tolerancia y al respeto por la diversidad en el amor.

¿A qué cree que se deba el respaldo que ha obtenido Retablo en los festivales donde se ha presentado?

Creo que es una película muy humana. Una película sobre el amor, la tolerancia y la diversidad que ha podido tocar el corazón de mucha gente en todos los rincones del mundo.

PUEDES VER Colombia recuerda a Gabriel García Márquez en el quinto año de su muerte

¿Por qué escogió plantear “retablo”, que es una expresión artística ayacuchana, además tradicional?

El retablo como expresión artística es un portal de vida, un espacio intermedio entre la fantasía y la realidad. Mientras más lo contemplas, más te das cuenta de cosas que uno había dado por sentado. Para mí los retablos, como el cine, en general, no solamente son medios para proyectar imágenes de vida sino también medios increíbles para reparar imágenes. Los retablos como metáfora ayudó al personaje principal de la película para encontrar su propio punto de vista sobre la vida.

¿Retablo entonces intenta reparar esas distancias culturales en nuestro contexto como el machismo y la homofobia?

Retablo es un llamado urgente a la tolerancia y al respeto por la diversidad. Narra una historia íntima y conmovedora que habla de la vida, del arte y la herencia cultural en las comunidades andinas; del amor y también de la violencia que genera la intolerancia.

PUEDES VER Charanguista Chano Díaz en concierto andino

¿Considera que este es un mejor momento para hablar de temas que antes eran relegados por la intolerancia?

Creo que el mundo está cambiando y poco a poco mucha gente tiene más apertura para aceptar a las personas como son y no por lo que deberían de representar.

¿Considera que esta cinta marcará una nueva senda en el proceso de inclusión?

Ojalá que a través de la película podamos contribuir en este proceso de reflexión, generando inclusión y empatía para que cada vez seamos más tolerantes.

Cuando decide realizar la película en quechua por consejo de Magaly Solier, ¿dio por sentado que presentaría el contraste de dos mundos y culturas?

Cuando Magaly me propuso la idea de hacer la película en quechua, lo primero que hice fue escucharla. Junto a Amiel, Junior y Magaly ensayábamos en español. Un día, como jugando, les pedí hacerlo en quechua y toda la emoción entre los tres cambió significativamente. Todo era más auténtico. Lo bacán es que los tres hablan quechua. En los ensayos se apropiaban más fuerte de su personaje. Ahí decidí hacerlo en quechua.

PUEDES VER OSN interpreta temas de Mozart y Wagner en GTN

Por el cine nacional

Este año se han incrementado los estímulos que otorga el Ministerio de Cultura para el cine. ¿Estaremos en camino a industrializar el cine nacional?

Creo que el incremento de diversos estímulos económicos contribuye un montón al crecimiento del cine nacional. No estoy seguro de que podamos hablar hoy de una industria cinematográfica en el Perú como lo puedes ver en México, Colombia o Brasil, pero vamos avanzando.

Es una lista larga de premios que ha recibido por su ópera prima, en categorías importantes como la de este premio, ¿cómo toma todo este éxito?

Con mucho, pero mucho agradecimiento. Para empezar, agradezco a la vida y a mi familia, sin ellos no creo que hubiera podido hacer una película que era mi sueño desde muy chico. Agradezco a todo mi equipo, técnico y artístico que se enamoró de este proyecto desde el inicio. A ¨Pinky¨, mi productora, que creyó en mí desde mi primer cortometraje sin haber estudiado cine. A todos mis mentores que me enseñaron con tanta generosidad, a los embajadores de la película y amigos que con tanto cariño nos acompañan en esta aventura.