Restauran casa de Víctor Hugo

La República
h

Una propiedad ubicada en Guernesey abre sus puertas para mostrar el lugar donde el autor de Los miserables vivió su exilio. 

Guernesey.EFE. Aseguraba Victor Hugo en Notre Dame de Paris, esa obra en la que un jorobado habita los recovecos de la catedral de la capital francesa, que la arquitectura es "un pensamiento escrito en piedra".
Él mismo aplicó la receta en Guernesey, la pequeña isla anglo-normanda del Canal de la Mancha en la que vivió la mayor parte de su exilio, de 1856 a 1870, y donde tuvo una propiedad, una casa que rediseñó a su gusto y que mañana reabre al público tras varios años de restauración para devolverle el aspecto que le había dado el literato. 

  PUEDES VER: El otro lado de Víctor Hugo

Junto a esas agitadas aguas del Atlántico, a las que Hugo, un republicano convencido, llegó huyendo de la tiranía de Napoleón III, recuperó la frenética actividad literaria que había descuidado durante años para consagrarse a la política.
"El mar fue una musa extraordinaria", aseguraJean-Baptiste Hugo, descendiente directo del escritor (1802-1885), que recuerda que en Guernesey acabó Los Miserables, quizá su libro más icónico.
Pero allí también escribió otras obras maestras de una literatura eminentemente parisina que en la isla se abrió a otros horizontes. "Les travailleurs de la mer", dedicada a los pescadores locales, es la mejor prueba de esa comunión.
"Con esta casa se construyó una máquina de escribir", afirma, en sentido metafórico, Gérard Audinet, responsable de las casas del literato, la de Saint Peter Port, en Guernesey, y la histórica de la plaza de los Vosgos, en pleno corazón de París, ambas propiedad del Ayuntamiento de la capital francesa.
Gracias al dinero que le proporcionó el éxito de su libro Les contemplations, en 1856, compró la casa y volcó en ella su pensamiento escrito en piedra, al frente de un equipo de artesanos a quien, durante años, dictó instrucciones para dar como resultado una mezcla de estilos, formas y colores que constituyen en sí mismo una obra más del genio.