“Gabo utilizaba su propio poder”

Redaccionlr
19 M01 2019 | 21:00h

Jon Lee Anderson. El periodista estadounidense habla del autor de Cien años de soledad, Fidel Castro y Hugo Chávez en entrevista difundida por CNN en Español, la misma que hemos editado.

Gabo siempre siguió siendo periodista…

Sí. Cuando yo lo conocí por primera vez, ya tardío en el año 98, creo que fue en una de mis primeras piezas en New Yorker. Me acerqué a él y me trató como un amigo de infancia.

¿Qué le dijo cuando usted lo llamó?

Me dijo: ¿Anderson, dónde has estado? Te he estado buscando por todos lados. Y me habló de mis libros del Che, decía que le había gustado. Me dijo: ¿Cuándo vienes? Yo estaba en Andalucía, él en Barcelona. A los dos días estuve con él, me trató como un compinche. Es decir, nada del nobel, del gran escritor galardonado. Estaba fascinado con el mundo periodístico, quería saber de cosas que yo había escrito, las historias detrás, de las aventuras que había hecho. Me preguntó sobre la búsqueda del cuerpo del Che y estuvo al tanto de esto. También preguntó por mi tiempo en Cuba, no lo conocía en esa época, no habíamos coincidido. Es decir, no me ayudó en mi investigación de la vida del guerrillero Guevara. Establecimos una especie de entendimiento, al principio, luego había el vaivén natural entre un perfilador y el perfilado. Es bastante incómodo.

PUEDES VER    Colombia confirma rescate de sobrina nieta de Gabriel García Márquez tras 4 meses de secuestro

Tengo entendido que él quería formar parte de la revisión del perfil. ¿Es cierto?

Exactamente tal cual, no, pero en el sentido que Gabo era escritor, quería hacerlo él. Estaba muy consciente de lo que sabía yo, hacía sugerencias, me invitó a Colombia a que conociera a su familia, a Aracata, que fuera con su hermano Jaime allí. Conocí hermanos y hermanas, y amigos. Duró como siete meses esto, en varios lugares. En ese tiempo, él no habló con nadie más, como periodista entorno a él mismo. Había tertulias en que me dijo esto es off, esto es para mis memorias, y lo respeté. Hablamos sobre muchas cosas que no quería entregar al público en ese momento. Sucede que durante el periplo este de 7 meses, Gabo cayó enfermo, con linfoma, una enfermedad muy seria, como que casi se muere. Yo estuve al tanto de la enfermedad, y hasta cierto punto había complicidad. La familia quiso que esa noticia fuera privada, eventualmente ellos revelaron la noticia. Yo lo puse como muy escueta dentro del perfil, pero no quería un perfil del Gabo agonizante, sino de su vida. Había cierta complicidad allí, pero por pudor y respeto a él y la familia, que me habían dado acceso. Fue muy generoso en ese sentido.

Algo que trae detractores y defensores a Gabo es la pasión por el poder. ¿Qué cree que sentía García Márquez por Fidel Castro, Bill Clinton, Felipe González?

Justamente mi perfil era un perfil político. Es decir, también incluía su obra de ficción, su vida como escritor, de periodista, el oficio que le dio vida como escritor y sustento y siempre admiró después y que quiso volver a él. Pero una constante en él era el poder político, sobre todo en manos de un solo hombre, a veces, podía regir el destino de todo un pueblo. Hay que recordar que él nace en una Colombia dictatorial, llega a su madurez en momentos de la violencia, a partir de la cual empieza la guerra civil que ha durado hasta la fecha. Gabo tenía muy presente la posibilidad de que el poder en manos de alguien egocéntrico, manipulador, lo vio en Venezuela, o, según él, también alguien iluminado podía cambiar el destino de los pueblos. Él se quedó en vilo y fascinado tanto con el poder como con los que lo ejercitaban. En parte, su cercanía con Fidel se debe, primero, a su filiación política, al periodo en que viven y un poco en la confianza que establece el líder cubano a partir del golpe de Pinochet. El período de mayor militancia de Gabo no es en los años 60, en realidad. Cuando llegó y vio la revolución cubana se quedó en los cimientos de Prensa Latina, pero se fue y escribió Cien años de soledad. Vuelve en los 70, y Gabo entra en una fase más militante, periodismo más cruzadista, pro cubano, muy frontal con regímenes de derecha, incluso con Estados Unidos, por sentir que la Guerra Fría, que había estado en su punto más álgido, había roto algo en el hemisferio. De hecho, a partir del golpe de Pinochet empezó la Operación Cóndor en los regímenes militares del cono Sur, que desencadenó una persecución masiva de gente de izquierda. Entonces, él pasó todo este periodo, eso creó un poco esa cercanía que tuvo hasta su muerte con el líder cubano.

PUEDES VER    Hoy inicia Feria Internacional del Libro de Chiclayo

Dicen que Fidel Castro no tenía amigos.

Es cierto, pero Gabo fue amigo de él. Si tenía un amigo, era Gabo. Era un amigo, según me decía Gabo, argumentaba que utilizó esa amistad, entendía muy bien que era objeto de crítica por esa amistad, pero reservaba su crítica para cuando estaba con Fidel, detrás del telón. Me argumentaba que utilizaba esa confianza que había establecido con Fidel para ayudar a mucha gente, y había sacado, según él, a presos políticos. Había convencido a Fidel que suavizara su tratamiento con cierta gente disidente, escritores críticos, incluso gente en la cárcel, para que se fueran de la isla. No me consta lo contrario. Gabo es una persona que cuando me hablaba, me convencía de eso, yo no tenía cómo entrarle y ver un lado cínico en eso. Creo que no hubo nada cínico, es más gente de la administración de Clinton, de su alrededor de él, me lo decían también, hasta cierto punto testificaron por Gabo. Es más, constataron que él sirvió de intermediario entre Fidel y Clinton en un esfuerzo de distensión, que finalmente se truncó. Gabo utilizó su propio poder, de celebridad, de nobel, muy amado en América Latina, de interlocutor con muchos líderes, su atracción para muchos líderes, para interceder en conflictos, desde los 70 hasta los últimos días de su vida. Él buscaba utilizarse a sí mismo como un embajador de buenos oficios, entre las guerrillas y el poder, para apaciguar las embestidas bélicas.

Debe haber sido emocionante que Clinton se sabía el inicio de Cien años de soledad de memoria…

Sí. La verdad es que amaba a Clinton. Yo estuve en su cumpleaños de 80, ya estaba en el escenario, en Cartagena, con los reyes de España, todos los expresidentes de Colombia estaban allí. Pero Clinton era esperado, pero estaba llegando tarde, cuando entró, Gabo subió las manos así (las alza) y era la cara del deleite. Clinton era como Elvis Presley, todo el mundo se reía cuando lo veían. Gabo era un entregado total.

PUEDES VER    Salen a la luz cuatro textos inéditos de García Márquez

¿A Gabo le gustaba estar entre periodistas?

Sí, muchos de sus amigos eran periodistas. Tal es así que fundó la FPNI, la Fundación de Nuevo Periodismo, basada en Cartagena, con lo cual está vinculado desde esa época. Él daba muchos de los primeros talleres, invitó a Kapuscinski, lo dieron juntos. Estaba fascinado con los jóvenes, con la posibilidad de entregar de vuelta un oficio que él entendía que era precioso, exquisito, muy importante, muy valioso. O sea, un elemento clave para la construcción de cualquier democracia, pero sin embargo en América Latina muy vilipendiado, mal pagado y peligroso.

Usted llegó a ser muy cercano con Chávez, ¿cómo se consigue eso?

También fue por el Che (risas).

PUEDES VER    Gabriel García Márquez, antología para un mejor periodismo

¿En qué año conoce al presidente Chávez?

Yo lo vi en el año 99, cuando llegó a Cuba e hizo su famoso partido de béisbol con Fidel y firmaron el acuerdo de combustible para profesores.

La primera impresión que le causó, ¿cuál fue?

No tan buena. Me parecía a mí un poco bocón, populista, un poco demagogo, simpático, pero un poco liso. Lo vi hablar en el aula magna de la universidad de La Habana frente a Fidel, pero el comentario del día fue que nadie había visto a Fidel mirando con tanta alegría a alguien. Primero, porque era la segunda vez que veían que Fidel se sentara ante otro que habla. La primera fue con el papa Juan Pablo, sincronizaron. Luego, Chávez era como el hijo que no había tenido, “dónde estuviste, chico, todos estos años”, era algo así. En el 2001, durante tres meses recorrí Venezuela, en varias ocasiones estuve con él, tanto en su casa como en el interior. Y lo llegué a conocer más o menos. Él era muy fácil en caer en gracia, muy carismático. Era cafetero incontrolable además de fumador. Me pidió que no lo dijera. Fumaba en privado y tomaba exprés como nadie. Yo era muy cafetero también. Así que los dos, me acuerdo, bajo un árbol, en el patio de su casa, una casona, tomábamos café como locos esa primera noche, durante tres horas. Luego un edecán que me llevó por la ciudad un día, me confió que a Chávez trataban de bajarle el café. Consumía 28 tazas de café al día. Tenía un estuche, un maletín grande que siempre llevaba detrás de él, que si fuera Trump, uno creería que era el código nuclear, pero estaba lleno con dos tarros de café. Ellos le bajaban, pues cuando les pedía, lo ignoraban. Llegaron a bajarlo a 18 tazas (...).

Video recomendado