‘El mundo oculto de Sabrina’: Feminismo, ocultismo, adolescencia… y más [VIDEO]

Una serie original de Netflix que ha roto todo lo medianamente estereotipado de este género, y para bien. 

Una serie original de Netflix que ha roto todo lo medianamente estereotipado de este género, y para bien. 

Título original: Chilling Adventures of Sabrina (TV Series)
Dirección: Roberto Aguirre-Sacasa (Creator),  Lee Toland Krieger,  Rob Seidenglanz, Maggie Kiley,  Craig William Macneill,  Viet Nguyen,  Alex Garcia
Guion: Roberto Aguirre-Sacasa, Matthew Barry, Donna Thorland (Cómic: Roberto Aguirre-Sacasa)
Fotografía: Brendan Uegama, David Lanzenberg, Stephen Maier, Craig Powell
Reparto: Kiernan Shipka,  Jaz Sinclair,  Michelle Gomez,  Miranda Otto,  Lucy Davis, Chance Perdomo,  Richard Coyle,  Tati Gabrielle,  Ross Lynch,  Bronson Pinchot

La historia es así: “Sabrina está a punto de cumplir 16 años y se debate entre el mundo de la magia de su familia y el mundo real de sus amigos.” Historia basada en el cómic de Archie.

Esta nueva adaptación de Sabrina es polémica para ciertos grupos y un respiro de aire fresco para otros. Es obvio que no se asemeja a la serie de los noventa que mostraba a una bruja bastante inocente, y la ausencia de maldad se escondía en líos adolescentes. Esta versión rompe todos los prejuicios,los tabúes y sobrepasa las expectativas. 

Historia 

Para entender el contexto de Sabrina, se debe saber su historia. La bruja adolescente no nació de la televisión, ni del cine, nació en el mundo de las historietas. El personaje apareció en 1962, dentro de uno de los cómics de Archie, exactamente en Archie’s Mad House #22. En sus primeros años, Sabrina Spellman, era una hechicera que usaba sus poderes para vengarse de las chicas a las que consideraba sus enemigas, seduciendo a sus novios y a los chicos que quería. 

Fue tanto su éxito que tiempo después tendría su propio comic, Sabrina The Teen-Age Witch. Los primeras publicaciones se estrenaron en 1971, pero al contrario de su primera versión, Sabrina era una bruja buena, que vivía con sus tías Hilda y Zelda, el gato Salem y el dilema de ser mitad mortal; las bases de todas las adaptaciones venideras. 

Luego de una setentera serie animada y una película directa para televisión a principios de 1996, con Melissa Joan Hart y un jovencísimo Ryan Reynolds, se estrenaría ese mismo año la serie que vimos todos, ‘Sabrina: la bruja adolescente’, inspirada en los comic de los 70’  con la misma protagonista del largometraje, pero con otro elenco. 

Fue en el 2014 que todo cambió. El personaje de Sabrina retornó, pero con tintes más oscuros y retorcidos en una nueva saga de cómic llamado: Chilling Adventures of Sabrina. Sangre, brujería, sexo, terror, problemas típicos y no tan típicos de una adolescente,  perfilaron una historieta que atrajo a nuevos seguidores e ideó a una Sabrina más madura y realista; la bruja que ahora se muestra en Netflix.

En resumen,esta versión no tiene nada que ver con la serie noventera, sino de una nueva historia de tan solo 6 números que adaptó una historia que se pensaba ya había contado todo y no tenía nada nuevo que mostrar. 

Crítica - opinión- mensaje- y esperanza 

Primero: La decisión más inteligente de Netflix fue mantener a Roberto Aguirre-Sacasa, el creador del cómic del 2014, como guionista, productor y director creativo de la serie. El escritor mantuvo la atmósfera de la viñeta, pero cambió inteligentemente la historia para su adaptación audiovisual y narrativa. Esto ha originado que el producto final aumente el valor que ya se esperaba. 

Cabe precisar que hay varios puntos donde la serie ha tambaleado levemente, pero por lo general ha sabido mantener su rumbo. 

Las referencias al cine de terror no se encuentran presentes en el cómic, pero encajan en el estilo sombrío que caracteriza a este género, otro discrepancia, serie-cómic,  fue que Salem no hablara, algo que sucede en la novela gráfica y en las demás adaptaciones, mezclando su historia con la del primo Ambrose. Esto por el hecho de que quisieron mantener el lado oscuro y dejar el humor para ciertos momentos. 

La protagonista, Kiernan Shipka está calcada del papel a la pantalla, en todo sentido. Shipka interpreta a esta bruja rebelde que no quiere seguir las reglas que le han impuesto desde antes de nacer, y al universo ocultista en el que vive. Una lucha interna y externa en contra de todos y de un culto basado en el satanismo, que claramente podría compararse a cualquier religión extremista de nuestros tiempos. 

Esta Sabrina no es solo una bruja adolescente, es una mujer que quiere romper todo los estigmas y tabúes de dos mundos machistas, uno obligándole a servir y el otro al aparentar. Sabrina Spellman no quiere seguir a Satán, ni tampoco ser guiada por un maestro hechicero en una religión patriarcal, que convierten a las mujeres en simples seguidoras sin trascendencia. La protagonista quiere vivir bajo sus propias condiciones y sin ninguna atadura.

En el mundo mortal, lucha y busca venganza ante el acoso escolar que sufre una de sus amigas a quién molestan por su manera de vestir y de ser, fuera de los esquemas ‘femeninos’. Spellman muy aparte de combatir con seres paranormales, debe enfrentarse al sexismo y a la censura en su escuela humana. Sabrina ,sin querer, se ve convertida en una heroína feminista. Como dijo Kiernan Shipka acerca de su personaje, "Es una mujer fuerte e independiente, y se defiende, y hace lo que cree que es correcto".

Podría parecer tan solo una serie juvenil de terror, pero tiene códigos camuflados que identifican los problemas que el mundo enfrenta. El satanismo es una metáfora de la religión, el aquelarre es la sorodidad entre las mujeres y el bautismo es la aceptación de las normas establecidas por la sociedad. Un guion que busca ir más allá de lo que se cree. 

Referente al elenco general, todos hacen un trabajo espectacular, sobre todo Michelle Gómez que nació para el papel. Un excelente casting que pese algunas variaciones del cómic se complementa bien para la serie. En referencia a Salem, no molesta el hecho que no hable, sino que no se explote más este personaje y que desaparezca poco a poco mientras avance la historia. 

La trama se desarrolla en un  escenario atemporal, donde se sabe que es el presente, pero diferentes objetos nos regresan al pasado. Eso ayuda en adentrarnos en la vida de seres casi eternos, como los brujos, donde el tiempo pasa de manera pausada y casi eterna. El vestuario de los personajes, el diseño de los interiores, la excelente música, y el poco uso de la tecnología ayudan a brindar esa sensación. También sirve para cualquier spin-off que podría desarrollarse con la serie de Riverdale que millones de fans esperan.  

Por el lado técnico, la fotografía lúgubre acompaña la serie y se convierte en un segundo narrador, aumentando la tensión en los momentos que se debe. Algo que se ha criticado a morir es el uso del desenfoque en las escenas cuando algo sobrenatural sucede, hecho que personalmente no molesta sino contextualiza los eventos que se muestran. Lo que sí podría criticarse es la brusquedad en que se cambia una escena a otra en algunos capítulos que puede llegar a desencajar a cualquiera. 

Estrenada días antes de Halloween,el 26 de octubre, cuenta con 10 episodios y pueden verla en Netflix. Ya se encuentran grabando la segunda temporada que se estrenará el próximo año.  En una puntuación del 1 al 10, tiene un merecido 7 1/2 . 
 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO