‘Caiga quien caiga’, la película que terminó desplomando una buena propuesta [VIDEO]

La República
2018 M08 30 | 08:16 h

Una cinta que narra el declive de Vladimiro Montesinos con un guion regular y los típicos clichés.

Dirección: Eduardo Guillot
Guion: Alejandro Maci (Libro: José Ugaz)
Fotografía: César Fe
Reparto: Miguel Iza,  Karina Jordán,  Eduardo Camino,  Javier Valdés,  Kukuli Morante, Jackie Vasquez,  José Miguel Arbulú,  Gonzalo Molina,  Milene Vásquez, Alfonso Dibos

También puedes leer: 12 horas para sobrevivir

Sinopsis: Un joven abogado, José Ugaz, es convocado por el gobierno peruano para que investigue y capture a Vladimiro Montesinos, el jefe del servicio de inteligencia del Perú y hombre más importante del gobierno de Alberto Fujimori, quien en medio de un escándalo político ha huido a Panamá para obtener asilo. Ugaz decide asumir los riesgos de este peligroso reto en aras de que se dé un cambio en el Perú.

Crítica:

La huída de Vladimiro Montesinos es un hecho que ha quedado en los libros de historia, pero no en la memoria (de algunos). Se ha ido borrando de las retinas de millones de peruanos que no recuerdan o no vivieron el clima de incertidumbre que generaron los 'vladivideos', y todo lo que vino después. La mayor muestra de corrupción en el Perú se vio en señal televisiva y en horario estelar, pero los delitos de los involucrados permanecieron.

‘Caiga quien caiga’ cumple con algo que no se le puede negar, regresar el recuerdo de la desfachatez de un gobierno que solo benefició a un conjunto de personas que olvidaron el país y lo convirtieron en su negocio. Era vital mostrar la imagen de Montesinos para refrescar la memoria de su sombría presencia en la política noventera. Representarlo en pantalla era una tarea titánica, y la labor de Miguel Iza es impecable.

PUEDES VER: 'Caiga quien Caiga': a cuántas personas llevó al cine 

Iza logra interpretar al exasesor de Alberto Fujimori de manera inteligente y humana. Vladimiro Montesinos era un ser maquiavélico y astuto, pero no era perfecto. Toda la red criminal que había tejido por más de 10 años se fue desbaratando por sus delirios de grandeza y soberbia. Lo mejor de la película son las escenas donde Montesinos intenta salvarse de una caída anunciada. Después todo lo que ocurre en la cinta roza lo normalillo, absurdo y mediocre.  

A partir de este punto brindaré lo que me queda de hígado y algo de spoilers

La película tiene unos 10 minutos prometedores con escenas que muestran la reacción de Montesinos y el trato, que hasta ese momento tenía, con Fujimori. Es interesante entender el estilo que el director, Eduardo Guillot, quería plasmar para la cinta, pero que se le va de las manos apenas empieza a narrar las demás historias. 

Mientras va avanzando el film se empieza a mostrar las fallas de guion, dirección y de casting, que se temía.  

Eduardo Camino encarna a José Ugaz, el némesis de Montesinos. Ugaz fue designado por Fujimori para investigar las fechorías de Vladimiro Montesinos, algo irónico en esos tiempos cuando era lógica la vinculación de Montesinos con el expresidente. En la cinta toman la imagen de Ugaz convirtiéndola en una especie de salvador de la justicia, un héroe sin capa y un protagonista innecesario. Camino se pone la camiseta, pero nunca entra a la cancha. 

El gran error de la cinta es querer repetir los clichés de este tipo de género policial-político y las hace mal. Absolutamente nadie encaja y el guion termina de sepultar a Eduardo Camino con frases rimbombantes y moralistas que alejan la empatía que debió existir con su personaje. 

Hay varias escenas injustificadas y pésimamente adaptadas. Un ejemplo claro son las interacciones amorosas de ambos protagonistas, sin sentido y sin trascendencia. De la hora y media del largometraje...lo mejor se reduce a la mitad en cuestión de relevancia.  

Por otro lado, en el lado técnico no se puede hablar mucho, es un trabajo correcto y el uso del drone está bien utilizado. Los flashbacks hacen que el ritmo de la película sea más llevadero y ,en cierta manera, son educativos al contexto de la cinta. 

Es importante verla como un archivo audivisual para no olvidar nuestra historia, pero como calidad fílmica es una mala película dominguera.  

Del 1 al 10, tiene un merecido 5. Actualmente en todos los cines.