Cine y series

“Los años maravillosos”: el episodio final nos mostró muerte y un amor imposible

Con 6 temporadas y más de 100 capítulos, “Los años maravillosos” fue una de las series más icónicas de los años 80. Su final, en 1993, dejó un vacío en sus miles de fans.

"Los años maravillosos" se estrenó por primera vez en 1988. Actualmente, cuenta con un remake y un espacio muy grande en el corazón de sus fans. Foto: composición LR/difusión
Rodrigo Escurra

Diversas series icónicas han tenido su reboot en los últimos años. De ese modo, se ha estrenado una nueva versión de “El príncipe del rap” en Star Plus, hubo también una renovada visión de “How I met your father”, y estamos a poco ver el regreso de “That ‘70s show” con el elenco original. De hecho, también existe un remake de “Los años maravillosos”.

La historia de "Los años maravillosos" regresó a la televisión con una nueva familia protagonista. Foto: composición/ABC

Esta última tuvo un especial impacto en la TV de finales de los 80 e inicios de los 90, en parte, gracias a su trama realista que transportó a los espectadores a la verdadera vida americana de aquella época. La narrativa era sencilla, pero en muchos momentos tocaba fibras muy delicadas en el corazón del público.

El show giraba en torno a Kevin Arnold, quien narraba sus experiencias desde dos perspectivas: una voz adulta que era una guía omnipresente a través de los recuerdos del personaje en su infancia en los 60 y los 70; y la otra fue el protagonista de esos momentos, a la cual Fred Savage le puso rostro.

Los años maravillos con Fred Savaged - Crédito: ABC

Es un hecho que este programa marcó a toda una generación, no solo por los valores y lecciones que transmitía a la audiencia, sino que expuso una versión no idealizada de lo que era convertirse de un infante a un adolescente y qué podría pasar en un futuro incierto. Esto se concretó en su doloroso final, allá por el lejano 1993.

Fred Savage se mantiene en la industria del entretenimiento. Actualmente tiene 45 años. Foto: Instagram/@fredsavage

El cierre de un recuerdo imborrable

“The wonder years” llegó a la pantalla chica en 1988 y se extendió hasta 1993. Si bien su tono se alejó de la comedia en el transcurso de sus más de 100 capítulos, el doloroso final vio aún más de cerca el drama que cargaba en la esencia de su historia.

Para recordar ese triste cierre es necesario remontarnos hacia los dos capítulos finales, titulados “El verano” y " El día de la independencia”. A través de los sucesos de estos episodios, empezamos a ver cómo la vida de Kevin Arnold iba concluyendo ante los espectadores, y no de la manera que muchos esperaban.

Es así como nos enteramos que el personaje interpretado por Savage renunció a su trabajo en la fábrica de su padre, debido a que ya no aguantaba su autoritario comportamiento. Cuando salió de la compañía, fue a buscar a Winnie Cooper (Danica McKellar), su crush de toda la vida, al resort donde trabajaba, pues quería pasar el verano junto a ella.

Fred Savage ha revisitado su pasado de "The wonder years" con el reboot de la trama, en donde se desempeña como director y productor. Foto: The Hollywood Reporter

Sin embargo, descubrió una amarga verdad: la joven ya tenía una relación con un socorrista, a quien golpeó antes de salir del establecimiento. En un giro inesperado, los dos amigos de aventuras se dirigen a un granero debido a una tormenta y, en medio de un ambiente de perdón y reconciliación, pasan la noche juntos. Tras ello, regresan a casa y todo sigue su curso.

Las celebraciones para el 4 de julio continuaron esa línea de tranquilidad para Kevin y Winnie hasta que un recuerdo imborrable para los fans tuvo su final. Arnold narra qué pasó con él y el resto de los personajes en los meses y años consecuentes.

Winnie Cooper fue el amor imposible de Kevin Arnold desde el inicio de "Los años maravillosos". Foto: difusión

El triste desenlace de una infancia memorable

Así, nos enteramos que su mejor amigo, Paul, logró convertirse en un abogado; su hermana dio a luz a un bebé con gran parecido a él; también comentó que hizo las pases con su papá, quien murió dos años después y dejó a Wayne, el hijo mayor de la familia Arnold, a cargo de la fábrica.

En cuanto a su relación con la Srta. Cooper, la cosas no fueron como se pensaba. Ella se mudó a París para estudiar historia del arte. Aun así, mantuvieron contacto cercano, pues se escribieron cartas una vez a la semana por 8 años hasta cuando regresó a Estados Unidos.

Kevin fue a recibir a Winnie en el aeropuerto, y fue acompañado por su esposa y su primer hijo, que en ese momento tenía 8 meses de edad.

“Recuerdo un lugar, un suburbio, una casa. Una casa como muchas casas, un patio como muchos otros patios, y una calle como muchas otras calles, pero lo curioso es que, después de todos estos años, aún lo recuerdo maravillado”, dice Arnold en el final de “Los años maravillosos”.

Lazy loaded component