Come From Away: lo mejor de Broadway llega al streaming

Estreno. Apple Tv+ presentará este viernes uno de los musicales más exitosos, que aborda la travesía de los pasajeros varados en Canadá el 9/11.

El musical Come from away se estrenó en Broadway en el 2017 con 12 actores que interpretaron varios personajes a la vez. Foto: difusión
El musical Come from away se estrenó en Broadway en el 2017 con 12 actores que interpretaron varios personajes a la vez. Foto: difusión
Jannina Eyzaguirre

Come From Away es el famoso musical de Broadway que narra la historia de las siete mil personas que quedaron varadas en la ciudad de Gander (Canadá), luego de que 38 vuelos de Estados Unidos se vieron forzados a permanecer en tierra, tras los atentados del 11 de setiembre del 2001.

Ahora, cuando se cumplen 20 años de aquel acontecimiento que sacudió al mundo, Apple Tv+ estrenará este viernes la versión filmada para el streaming. “Desafortunadamente, el mundo sigue generando más razones para dar conflictos y crisis que nos separan y parece que lo que pasó ese día en Gander sigue resonando hasta hoy. Esta historia de gente cuidándose, siendo gentiles unos con otros, importa tanto como hace veinte años”, manifiesta a La República el director del musical y ganador del premio Tony, Christopher Ashley.

David Hein e Irene Sankoff, los creadores de la letra y música de Come From Away, iniciaron las investigaciones diez años después de los atentados, entrevistando a una gran cantidad de personas, tanto pasajeros varados como ciudadanos de Gander a fin de recopilar historias y compilarlas para el musical que finalmente vio la luz en Broadway en el 2017 con la participación de 12 actores que interpretaron varios personajes a la vez.

Escritores y creadores. David Hein e Irene Sankoff. Foto: difusión

“Yo estuve en Nueva York, así que la primera vez que escuché del musical, tenía sentimientos encontrados y dudé mucho antes de abrir el libreto, pero luego tuve la misma experiencia que la audiencia, sentí que me relajaba, porque trata sobre la forma en que este pueblo extraordinario cuidó de estos extraños que no conocían”, afirma Ashley.

“Por lo mismo que nosotros también estuvimos en Nueva York, fuimos muy cuidadosos por cualquier persona que pudo haber experimentado un trauma. Queríamos hacer un musical sobre el 12 de setiembre, después de la tragedia. Es acerca de cómo las personas se juntaron y reaccionaron con amabilidad y ternura. Estamos en un mal momento y ver a humanos ayudando a otros humanos, siendo buenos con otros, es importante. El mundo se siente más dividido que nunca, especialmente ahora en pandemia hay que recordar que somos parte de una comunidad global y que hay bondad en el mundo”, agrega David Hein.

Lo más complicado del musical fue compilar cientos de historias en unos pocos personajes. “Tuvimos testimonios de gente que había ganado premios, 500 extranjeros, tal vez, más. Por ejemplo, había cinco mujeres profesoras y queríamos interpretar a todas ellas, pero las pusimos en un solo personaje. De hecho, fue un proceso que siempre estaba en proceso”, cuenta Irene Sankoff.

“Queríamos contar todo, todas las historias eran fantásticas. Conocimos a muchas mujeres llamadas Diana o varios Kevin y eventualmente tuvimos que juntarlos y contar todas las historias, aunque sea con mínimas menciones de algo. Fue satisfactorio porque al final se acercaban personas a decirnos: ‘lo has hecho bien, esa es mi historia’”, relata Hein.

Para los actores también fue una experiencia única. “Genuinamente, lo más interesante es que interpretamos a personas reales, las conocimos y se volvieron parte de nuestras vidas”, revela el actor Caesar Samayoa.

Sobre el hecho de llevar al streaming una historia teatral, el director Christopher Ashley destaca que lo que se buscaba era “capturar la esencia de la producción en escena, usar todas las herramientas que una película te puede dar, la energía y el movimiento. Se sintió como una oportunidad única, sobre todo, en tiempo de la pandemia, verlo de un ángulo distinto. Espero que estemos contando la historia con la esencia del escenario, pero también con la emoción de la película”.

La actriz Sharon Wheatley termina con una reflexión: “Por mucho tiempo ha sido tabú filmar algo que está en un escenario. Hay miedo de que si la gente tiene esto en la pantalla ya no va a ir al teatro, pero desde que se inició la pandemia, se ha vuelto menos tabú: la gente sale con más ganas de ver a las personas en persona”.