Loki, capítulo 5: el Experimento Filadelfia llega a la serie de Marvel

El episodio tuvo varias referencias y los fanáticos siguen descifrándolas. El caso del navío USS Eldridge encontró su destino en la ficción.

El programa de Marvel Studios está a un capítulo de su desenlace. Foto: Disney Plus
El programa de Marvel Studios está a un capítulo de su desenlace. Foto: Disney Plus
Cine y Series LR

Loki, la exitosa serie de Marvel Studios, estrenó su quinto episodio en Disney Plus. Así como las revelaciones, la gran cantidad de referencias han sorprendido a los seguidores del programa protagonizado por Tom Hiddleston.

Como vimos en el capítulo, el buque de guerra apareció transportado en el planeta donde Alioth devoraba a las variantes eliminadas por la TVA. Lo que varios desconocían es que se trata del USS Eldridge.

El navío fue un destructor de escolta de la Armada de los Estados Unidos que se volvió muy popular por su supuesta participación en el Experimento Filadelfia durante la Segunda Guerra Mundial en 1943.

Lazy loaded component

¿Qué dice la leyenda sobre el Experimento Filadelfia?

De acuerdo a la leyenda, el buque fue elegido para convertirse en el arma definitiva contra los submarinos nazis que devastaban el Atlántico. Para lograr esto, emplearon la tecnología inspirada en las teorías de Albert Einstein y Nikola Tesla con el objetivo de volverlo invisible.

El experimento se llevó a cabo en la base naval de Filadelfia el 22 de julio de 1943 y tuvo un éxito “relativo” al desaparecer el barco de la vista de los presentes brevemente. La segunda prueba, realizada el 28 de octubre de 1943, tuvo un resultado inesperado.

La nave desapareció e inexplicablemente fue vista en el astillero naval de Norfolk, en Virginia, a 600 km de distancia. Tras esfumarse nuevamente, fue vista en Filadelfia, pero 15 minutos en el pasado, una evidencia de que también habría viajado en el tiempo.

Según los documentos militares clasificados, varios tripulantes del Eldridge pagaron diferentes consecuencias del experimento: se volvieron locos, desarrollaron misteriosas enfermedades, quedaron fusionados con el barco y se desvanecieron para no volver a aparecer.

Esta leyenda urbana fue inventada por el ufólogo Morris K. Jessup en 1956. Su popularidad se mantuvo vigente durante décadas y no hizo más que crecer desde la difusión por medio de internet.