Enrico Casarosa: “Luca es una carta de amor a mi tierra”

El director italiano habla sobre la última cinta animada de Disney Pixar, que se estrena este viernes en la plataforma.

"Para esta cinta pensamos mucho en las conexiones verdaderas, los amigos no solo te ven, sino te abrazan e impulsan a seguir tus sueños", expresa Casarosa: Crédito: Disney
"Para esta cinta pensamos mucho en las conexiones verdaderas, los amigos no solo te ven, sino te abrazan e impulsan a seguir tus sueños", expresa Casarosa: Crédito: Disney
Jannina Eyzaguirre

Ambientada en un hermoso pueblo costero de la Riviera italiana, la nueva película animada de Disney y Pixar Luca cuenta la historia del paso de la niñez a la adolescencia de un niño que vive un verano inolvidable junto a su mejor amigo, con quien comparte un secreto: ambos son monstruos marinos de un mundo que se encuentra justo por debajo de la superficie del mar. Dirigida por el nominado al Óscar Enrico Casarosa (La Luna, 2012), Luca se perfila como una de las mejores cintas, pues aborda temas como la aceptación, la importancia de la identidad y de sentirnos representados. Junto a otros medios, conversamos con el director italiano a través del Zoom. El filme llega a Disney+ este 18 de junio.

¿Es cierto que Luca es una autobiografía suya?

Sí, un poco retrato la infancia que tuve en Génova, donde crecí con mi mejor amigo Alberto. Los dos sentíamos que no encajábamos mucho y pensé en que esto fuera una metáfora abierta, retratar cómo se sienten estos chicos de forma distinta. Luca se encuentra así mismo, a su identidad, quería hablar de este periodo antes del enamoramiento, hablar primero de ser amados y aceptados.

Es una película personal, además se desarrolla en Italia.

Sí se sintió personal, pero también universal: un niño que toma las oportunidades a la primera, que deja a su familia tratando de averiguar quién es, lejos del miedo, dejando que esas influencias lleguen hasta él. Pero también vive tiempos difíciles porque aparece el bullying cuando todavía no sabe quién eres. Y fue interesante poner la historia en esta locación de cuando yo era niño, es como una carta de amor a esta zona que extraño tanto. Esta película ha sido una maravillosa forma de traer mi hogar de vuelta.

Luca toca otros subtemas como la importancia del conocimiento.

Hay diferentes formas en las que nos hemos aproximado a esto, una de ellas es que el no saber nos puede llevar a tener miedo. En Luca, esa es la relación que tienen los humanos contra los monstruos que hace que no se entiendan, pero Luca es curioso con el mundo, no tiene miedo de interactuar en estas dos comunidades. Para mí es eso, cómo tratamos esa parte del descubrimiento y cómo el descubrimiento beneficia. Pero también está el hecho de la imaginación, cuando tú no sabes comienzas a imaginar. No todo es conocimiento y ciencia, también es fantasía. Para esta cinta pensamos mucho en las conexiones verdaderas, los amigos no solo te ven, sino te abrazan e impulsan a seguir tus sueños.

También se aborda el tema de la discapacidad. ¿Qué tan importante es que Disney Pixar esté preocupándose por estos tópicos?

La representación es importante, igual hay que hacer mucho más para que crezca. Creo que hemos logrado muchas cosas maravillosas en esta película en el tema de diversidad, Disney Pixar está haciendo grandes proyectos y estamos emocionados de ser parte de ellos. Nosotros hemos crecido distinto, con otras aproximaciones y esperamos que eso cambie. Es muy importante que se cultiven cada vez más y más voces.

¿Cuál podría ser el rol del cine en este momento tan difícil?

Siento que hay dos capas. Por un lado puedes ayudar a reír, disfrutar, tener un buen momento, y por el otro, no todo puede ser un escape para irnos lejos de la realidad. No solo hacemos a una persona reír, sino le hacemos sentir emociones y preguntarse cosas sobre su comportamiento. Creo que es importante hablar con los niños, tenemos una tarea para descubrir cómo inspirar a las nuevas generaciones frente a los tiempos difíciles que vivimos.

Enrico Casarosa (La Luna, 2012), Luca se perfila como una de las mejores cintas, pues aborda temas como la aceptación, la importancia de la identidad y de sentirnos representados. Foto: Deborah Coleman / Pixar