El conjuro 3: director eliminó aterrador demonio de la película

Cine y Series LR

La Republica
El conjuro 3 mostrará un nuevo caso del matrimonio Warren. Foto: Warner Bros

Michael Chaves habló sobre el enemigo que dejó fuera del corte final del largometraje,

Publicidad

No hay duda de que El conjuro es una de las franquicias más populares del cine de terror. Por tal motivo, los Warren regresan con El conjuro 3: el diablo que obligó a hacerlo, donde Patrick Wilson y Vera Farmiga retoman sus papeles como Ed y Lorraine Warren, los reconocidos investigadores paranormales.

A diferencia de las cintas previas, la tercera entrega no está ambientada en una casa encantada y tampoco presenta a un demonio como el principal antagonista. Sin embargo, el plan original de Michael Chaves, director del filme, era incluir una terrorífica criatura.

Según indicó el cineasta en una entrevista realizada por el portal Collider, el demonio se trataba de alguien “increíble e interesante”, pero que tuvo que eliminar de la cinta porque confundiría a los espectadores.

“Cuando estábamos probando la película, lo que descubrimos es que quieres que la película llegue a una resolución, esté enfocada y ofrezca una explicación fácil que tenga sentido. El demonio que teníamos era increíble e interesante y verdadero, fiel a los relatos de David Glatzel y Arne. Ambos describieron a esta criatura que los perseguía. Pero, simplemente, no encajaba en la película. Era demasiado complicado”, expresó Chaves.

“Él era esa clase de personaje que, ¿quién sabe? Tal vez se abra camino en otra película de El conjuro. Pero era la clase de cosa que, si todos estuviéramos implacablemente comprometidos con hacer spin offs de las películas, probablemente lo hubiéramos mantenido”, finalizó el director.

Lazy loaded component

El conjuro 3 - sinopsis oficial

La cinta nos trae de nuevo a los Warren, quienes en esta ocasión conocerán a Arne Johnson, hombre acusado de asesinato que alegó en la corte haber sido poseído por un ente maligno. La historia, inspirada en un caso real, se ubicará en 1981 y describirá las repercusiones judiciales por un evento de posesión demoniaca.