Sergio Díaz: “Nomadland va a vivir por siempre”

Cecilia Castillo

"Yo me siento muy afortunado y bendecido de laborar en este tipo de proyectos", expresa Díaz. Foto: difusión
"Yo me siento muy afortunado y bendecido de laborar en este tipo de proyectos", expresa Díaz. Foto: difusión

Director de sonido. Mexicano comenta el trabajo que realizó de la mano con la directora de la cinta que tiene seis nominaciones al Óscar, Cloe Zhao, y que es protagonizada por Frances McDormand.

Publicidad

Nominado al Óscar por Roma, Sergio Díaz conversó vía Zoom con medios de diversos países, entre ellos La República.

Siendo una película de pocos diálogos y donde la carga emocional se centra en el sonido, ¿cuál fue el mayor desafío que tuvieron?

El principal reto fue encontrar elementos que contribuyeran a la historia y se contara de una forma poética, por decirlo de alguna forma, pero siempre siguiendo esta línea auténtica que quería Cloe (Zhao, la directora). Que no tuviera ningún toque dramático ni excesivo con el sonido porque es muy fácil irse a la parte efectista, a la parte dramática del sonido. Lo que quisimos hacer fue conservar esta línea natural orgánica y que al mismo tiempo estuviera tocando el terreno del sonido inmersivo, cosa que no sucede en este tipo de géneros.

¿Qué representó Nomadland a nivel personal y profesional?

A nivel personal te das cuenta de que como ser humano puedes vivir con lo básico o regresar a lo básico y ser feliz con lo que se tiene y no con lo que se quiere tener, entonces, para mí fue como un freno de mano. A nivel profesional, siempre es un reto y aquí el reto fue que a la fecha, el día de hoy, no he podido estrechar la mano ni darle un abrazo a Cloe porque todo lo hicimos vía remota, gracias a la tecnología y a los avances que hay hoy en día. Eso no quiere decir que todas las películas se puedan hacer de esa manera, a nosotros nos tocó.

¿Y cómo funciona eso (el trabajo remoto)? Porque tú eres un nominado al Óscar (por Roma) y tu opinión también debe ser escuchada...

La idea de Cloe fue muy clara desde el principio. Lo que hicimos fue utilizar una herramienta que nos permitía tener visionados con Cloe cada semana de la película y nuestro objetivo era tener 10 minutos de película diarios. Teníamos una fecha límite y esa fecha era para ir a los festivales. Teníamos ocho o diez semanas para hacer toda la película y establecimos una estrategia. Gracias a ello, a la precisión y a la organización de todo el equipo, se dio y yo creo que más allá de la estrategia y de la tecnología es el click que tengas con la película y de la intuición que tengas para poder aportar al proyecto porque puedes saber utilizar las herramientas, pero tienes que tener algo adicional y ese es el entendimiento puro. Y lo hablo en nombre de todo el equipo que trabaja conmigo.

¿Si Cloe gana el Óscar a mejor dirección...?

(Sonríe) Ya se lo ganó. Entonces, simplemente a disfrutar de este viaje que ha sido extraordinario y de muchas satisfacciones. Lo que para mí es más importante es todo lo que se hizo y lo que está en la película va a vivir por siempre. En algún momento, cualquiera de nosotros se va a ir, pero habrá dejado algo para la posteridad de las generaciones venideras y eso es básicamente por lo que trabajamos, por dejar una huella, una historia. Yo me siento muy afortunado y bendecido de laborar en este tipo de proyectos.

Sergio Díaz.