Melina León celebra precandidatura al Óscar de Canción sin nombre

Cecilia Castillo

@larepublica_pe

06 Nov 2020 | 2:45 h
Canción sin nombre está inspirada en las investigaciones periodísticas del padre de su directora, Melina León, sobre los niños robados en Perú. Foto: John Reyes/La República
Canción sin nombre está inspirada en las investigaciones periodísticas del padre de su directora, Melina León, sobre los niños robados en Perú. Foto: John Reyes/La República

Directora. “Es un honor para todo el equipo”, dice sobre la buena nueva que la sorprendió mientras alista segundo filme.

El miércoles por la mañana, la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios anunciaba en sus redes sociales que Canción sin nombre, la película ganadora con más de 40 premios internacionales, era la precandidata peruana a los Premios Óscar 2021. La noticia, como es de esperarse, es celebrada por el gremio y, claro está, por su directora Melina León.

“Estoy muy contenta, emocionada también y con bastante trabajo que se viene por delante porque hay que preparar mucha publicidad”, nos dice al hilo telefónico la joven cineasta, cuya ópera prima se estrenó en la Quincena de Realizadores del Festival de Cine de Cannes el año pasado.

“No te imaginas el inmenso honor para todo el equipo que es representar al Perú. Esta noticia de la precandidatura nos sorprendió justo cuando estamos empezando nuestra segunda película, de la mano con Rolando Toledo, lo que nos consume mucho tiempo y nos tiene como locos, pero estamos celebrando la buena nueva”.

Canción sin nombre, inspirada por las investigaciones periodísticas de su padre sobre los niños robados en Perú, presenta el viacrucis de Georgina (Pamela Mendoza) por recuperar a su hija. “Jamás imaginamos ni trabajamos en función de que estaríamos prenominados. Nuestra concentración se enfocó en hacer una buena película, honesta, que a nosotros nos pareciera convincente, conmovedora, que pase esa valla de nosotros, primero como autores-espectadores. Que a nosotros nos parezca una película que represente al Perú y al tremendo drama que vivimos y también la tremenda herencia cultural que tenemos. Todo eso queríamos poner, después ya vinieron las sorpresas”.

La crítica de los más prestigiosos medios del mundo ha halagado a Canción sin nombre. ¿Es una ventaja?

(Sonríe). Bueno, eso nos pone en buen pie, pero ahora lo que se viene es hacer todo lo posible para que la vean miembros de la Academia (de las Artes y las Ciencias Cinematográficas) y eso se consigue con un buen trabajo de nuestra agencia de relaciones públicas. Tiene que haber mucha coordinación con nuestra distribuidora allá (Estados Unidos) para convencer a los miembros a que vean la película. Estoy coordinando reuniones para el plan de trabajo. Alguien me decía que ahora debido a la pandemia podría ser más fácil, ya que las proyecciones serán por internet. Tenemos esa esperanza.

En una reciente entrevista internacional, hablaste sobre algunas luces de cambio en la posición de los andinos en el Perú contemporáneo. Quería saber tu opinión sobre la sentencia que dispone que el programa ‘La paisana Jacinta’ no vuelva a ser interpretado ni transmitido en los medios de comunicación.

Celebro con cariño, como todas las personas que queremos al Perú, esa decisión. Es una noticia esperada por todos los que tenemos descendencia andina, que somos andinos. Los descendientes de indígenas, todos, nos hemos sentido agredidos con esa imagen tan vulgar que se ha mostrado de nosotros.

Antes de la sentencia, Jorge Benavides dijo que se estaría atentando contra su libertad de expresión artística.

Eso significa que no se daba cuenta del daño que hacía, que hizo con esa representación humillante. Qué pena que no sepa corregir sus errores, hacer eso con su arte lo humilla también a él, porque habla de que su creatividad no alcanza para otra cosa, que tiene que pasar por el insulto y la humillación, donde él mismo también se insulta.