Sean Connery y su odio a James Bond: ¿por qué criticó al personaje que lo hizo leyenda?

Los hombres lo miraban con reverencia y admiración, pero el actor siempre renegó del agente 007, un “inglés aburrido y prosaico”. Conoce más sobre su vínculo de amor y odio en la nota.

La Republica
Sean Connery falleció este 31 de octubre y dejó un gran legado en el mundo del cine. Foto: difusión
Ricardo Espinal Laurente

Lo que no se dijo de James Bond | Interpretado por seis personas distintas en la pantalla grande, pocos lograron escapar de la sombra del primer actor que le dio vida: Sean Connery.

Su porte, magnetismo y presencia escénica inmortalizaron la imagen del artista hasta la fecha, por lo que miles de fanáticos alrededor del mundo lamentaron su muerte el último 31 de octubre. Rápidamente, las redes sociales se llenaron de dedicatorias y celebraciones en su memoria.

Lazy loaded component

“Tú abriste el camino para todos los que seguimos tus icónicos pasos (...). Cada hombre, a su vez, te miró con reverencia y admiración mientras seguíamos adelante con nuestras propias interpretaciones del papel”, fueron las sentidas palabras de Pierce Brosnan.

La partida de legendario artista ha enlutado Hollywood. Foto: Instagram / Twitter

Lo que algunos desconocían es que Sean Connery nunca logró simpatizar con el agente 007, aún´desde Dr. No (1962), la primera película de la franquicia que lo convirtió en leyenda. “Siempre odié a James Bond, me gustaría matarlo”, reveló en 2004 para la revista The observer.

¿Las razones? A Connery solo le bastó leer dos libros de James Bond para catalogarlo como un policía inglés aburrido y prosaico, si se le quitaban los toques exóticos. “Encontré a Ian Fleming mismo mucho más interesante que su escritura”, resaltó en conversación con The guardian en 1962.

“Se convirtió en sinónimo de Bond. Caminaba por la calle y la gente decía: ‘Mira, ahí está James Bond’. Eso fue particularmente molesto para él”, contó Michael Caine, uno de sus amigos más cercanos, en el libro Sean Connery: either shaken nor stirred.

James Bond, el famoso espía en 1968. Foto: Difusión

Luego de seis películas, el actor decidió despedirse definitivamente de Bond con Los diamantes son eternos (1971). Irónicamente, volvió a interpretarlo doce años después en Nunca digas nunca (1983), una cinta no oficial dentro de la franquicia, puesto que no la produjo Eon Productions sino Warner Bros.

Tras esto, más entregas del agente 007 no tardaron en salir, al igual que nuevos intérpretes, pero eso no podía ser más ajeno para Connery. El actor recorrió otros caminos para quitarse el estigma de Bond. Así, buscó diferentes papeles demostrando su versatilidad.

Sean Connery, más allá de James Bond

- Marnie (1964)

- Highlander (1986)

- The name of the rose (1986)

- The untouchables (1987)

- Indiana Jones and the last crusade (1989)

- The rock (1996)

- Finding Forrester (2000)