El chavo del 8: la muerte de ‘Jaimito, el cartero’ narrada por Chespirito [VIDEO]

Imperdible. Pese a una infancia difícil, Raúl 'El chato' Padilla logró éxito en el mundo de la actuación. Chespirito explicó en un libro cómo 'El chavo' encontró sin vida al querido personaje.

Raúl Padilla fue uno de los más grandes actores de México. Llegó a 1979 a El chavo del 8 - Crédito: Televisa
Raúl Padilla fue uno de los más grandes actores de México. Llegó a 1979 a El chavo del 8 - Crédito: Televisa
Cine y Series LR

Nacido el 17 de junio de 1918 en Monterrey, México, Raúl ‘Chato’ Padilla, famoso por ser parte de El chavo del 8, vio en la actuación un medio para sobrevivir a una vida que no esperaba. Sin un lugar fijo para establecerse con su familia, el padre del actor, Juan Padilla, reconocido empresario teatral, lo llevó a él, su madre y sus hermanos, en caravana por varios estados de la república mexicana.

Tras varios años dedicado al teatro, Padilla, quien en varias entrevistas afirmó no haber tenido una vida normal ni haber sido su primera opción ingresar al espectáculo, tuvo su debut en la televisión y el cine en los años 60. Tiempo después, y luego de haber trabajado con grandes actores como Cantinflas, su carrera despegó al unirse a Roberto Gómez Bolaños.

PUEDES VER: Street Fighter y Van Damme: drogas y peleas, y la historia jamás contada de la cinta

Para 1979, Padilla conoció a Chespirito y ambos empezaron a colaborar. Tras ser parte de varias escenas en El Chapulín Colorado, el actor ingresó a la ya establecida vecindad. Aquí, él dio vida a ‘Jaimito', un cartero bonachón oriundo de Tangamandapio.

Con un personaje que le permitió quedarse con la atención de los televidentes, por varios años se comentó que su ingreso se dio para reforzar El chavo del 8, programa que para 1979 ya había perdidos a dos de sus más populares integrantes Carlos Villagrán (Quico) y Ramón Valdés (Don Ramón). Con una fama cada vez más llamativa, el intérprete también fue parte del elenco de Los caquitos, teniendo participación en Sindicato de Rateros (1980-1986) y Hotel de Don Lucho (1987-1992), donde dio vida al licenciado Morales.

PUEDES VER: Harry Potter: prisión y drogas, la turbulenta vida del actor que dio vida a Crabbe

La muerte de Jaimito, el cartero

Con una carrera importante, donde llegó a grabar más de 40 películas, Raúl ‘El chato’ Padilla falleció en su casa el 3 de febrero de 1994 a los 75 años, producto de la diabetes que padecía. Gómez Bolaños, que entabló una gran amistad con él, decidió en 1995 que la jefatura de policía de Los caquitos ya no contaría con escenas relacionadas al licenciado Morales.

¿Qué pasó con Jaimito, el cartero? En el libro autobiográfico de Chespirito ‘¡Sin querer queriendo!’ de 2006, el actor reveló que, como en la vida real, el personaje también murió y fue el propio ‘Chavo’ que lo encontró en su departamento.

“Tenía los ojitos cerrados, como si solo estuviera durmiendo. Hasta parecía que estaba soñando algo bonito, tenía cara de estar contento. Pero no puede ser, porque ni modo que le diera gusto morirse. O quién sabe, porque ‘Jaimito’ siempre decía que quería evitar la fatiga”, dice un extracto del texto escrito por Gómez Bolaños.

El chavo y la Chilindrina: la dura batalla legal de 12 años que acabó con su amistad

El chavo y la Chilindrina, la enemistad detrás de la vecindad - Crédito: Televisa

Tras varias años de disputa, De las nieves recibió una demanda de parte de Chespirito y Televisa por los derechos de su personaje, proceso que inició en el 2001. En una entrevista con la cadena Univisión, la Chilindrina confirmó en el 2013 que, tras 12 años de litigio en México, el caso llegó a su fin.

La vecindad de cuatro

Los primeros episodios del Chavo tenían cuatro personajes: el Chavo, Quico, la Chilindrina y don Ramón. Solo eran episodios de ensayo que se fueron puliendo el pasar los capítulos. Don Ramón vivía en el departamento 14, que luego terminaría ocupando doña Florinda. Nuestro protagonista, el Chavo del 8 lloraba distinto y utilizaba un pantalón en tono azul. En el caso de Don Ramón usaba un sombrero diferente.