VIRUELA DEL MONO - Argentina confirma su primer caso sospechoso

Candy: revive el inesperado final que tuvo el anime

¿Lo recuerdas? Así fue como terminó la serie de la niña pecosa que muchos vieron en televisión.

¿Recuerdas cómo terminó el anime? Aquí te contamos
¿Recuerdas cómo terminó el anime? Aquí te contamos

Uno de los animes más dramáticos de la época, grandes y pequeños lo vieron en su momento. Se trata de la triste y alegre historia de Candy, aquella niña rubia que nunca dejó de soñar. ¿Qué sucedió al final con ella? ¿Logró encontrar el amor tras tanto sufrimiento?

El anime se estrenó en el año 1976, pero llegó a nuestro país en 1987. Con más de 100 capítulos, miles de televidentes pudieron ver el drama de Candy White, una niña que fue abandonada y cuidada en un orfanato. La trama se centra en su vida diaria y de como vive eternamente enamorada de un joven rubio y apuesto al que conoció un día, uno al que siempre recuerda como ‘El príncipe de la colina’.

A lo largo de la historia suceden varias cosas que le causan alegrías y tristezas. Resulta que si llegó a ser adoptada, pero la familia con la que está la trata más como una empleada que como una hija. Conoce a varios amigos y tras un tiempo se vuelve a enamorar, pero esta vez de un joven de nombre Anthony, quien en una tarde al salir a montar a caballo muere.

Parece que la desgracia persigue a la niña rubia, intenta huir de la casa en la que está, pero la vida no la trata de manera fácil, es aquí cuando nos enteramos que el anime se sitúa antes y durante la primera guerra mundial. En su búsqueda de un nuevo lugar para vivir, conoce a Terry, de quien se enamora casi a primera vista. Pero lamentablemente la felicidad no le duraría mucho ya que él la deja y decide emprender una carrera como actor, ahí conoce a una nueva chica con la que se relaciona.

Continúan las aventuras de la chica por encontrar un lugar al cual pertenecer, en su camino conoce a buenos amigos que la apoyan, entre todos los que más resaltaron fueron Archibald Cornwell, Alister Cornwell y Albert, este último se vuelve muy cercano a ella, tanto así que llegan a convivir. Pese a las críticas de las personas por llevar una vida con Albert, a Candy no le importa, pero un día este la abandona.

Más y más drama para la pobre Candy, quien en su desesperación decide volverse enfermera, todo parece ir bien, hasta que Niel Andrew, el hijo de la familia que la adoptó, se obsesiona con ella, exigiendo que se realice un casamiento a toda costa, la familia trata de obligarla pero ella decide ir en busca del patriarca de los Andrew, el abuelo William.

Luego de dirigirse a la casa del patriarca, se lleva con la sorpresa que el abuelo William es en realidad Albert ¿Qué pasó? Resulta que el anciano falleció y a quien le tocaba asumir la cabeza de la familia era al joven rubio, pero mantienen esto en secreto porque no consideran que sea algo correcto. El le dice que no se preocupe, que no habrá ningún casamiento.

Una vez más tranquila, regresa al hogar de Ponny, lugar donde creció y entonces escucha a lo lejos una gaita, es la misma tonada que entonaba ‘El príncipe de la colina’, ella corre a verlo y ¡Oh sorpresa! ¡Es Albert! Resulta que todo el tiempo su amor de toda la vida estuvo cerca de ella. Es así como a pesar que nunca se dijo de manera explicita, Candy vive con el chico a quien siempre amó.