MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
MUNDIAL QATAR 2022 - Así van quedando los cruces de los cuartos de final
ELECCIONES REGIONALES - Sigue aquí los resultados e incidencias de la segunda vuelta
Ciencia

Cambio climático y actividad humana estarían dañando los bosques andinos del Perú

Estudio del Concytec busca mitigar el impacto en estos ecosistemas clave para la biodiversidad en nuestro país.

Parque Nacional del Manu es una de las zonas afectadas por el cambio climático y la actividad humana. Foto: Concytec
Parque Nacional del Manu es una de las zonas afectadas por el cambio climático y la actividad humana. Foto: Concytec
Ciencia LR

Los bosques altoandinos no se salvan del impacto del cambio climático y la actividad humana. La situación es particularmente preocupante debido a la importancia de estos ecosistemas para la flora, fauna y la distribución de los sistemas hídricos. Un ejemplo de ello es el Parque Nacional del Manu, en Cusco.

Esta reserva de biósfera, como la declaró la Unesco, comprende pastizales de puna y bosques montanos que, además de ser hábitats para especies de plantas y animales endémicas, proveen de agua a las regiones más bajas y son un amortiguador del clima por su capacidad para almacenar carbono, lo cual convierte a esta zona en una de especial relevancia ecológica.

Sin embargo, el área viene siendo afectada de forma crítica debido a dos factores que confluyen: el impacto actual del cambio climático y las prácticas ancestrales del manejo de pastizales de altura, que involucra la quema anual de arbustos y la presencia de ganado en zonas de transición de bosque a pajonal de puna.

Estos factores ponen en peligro la biodiversidad nativa y los servicios ecosistémicos e incluso impactan sobre procesos de adaptación natural al cambio climático, como la migración altitudinal de la línea de árboles.

Por ello, el Programa Nacional de Investigación Científica y Estudios Avanzados (ProCiencia) del Concytec ha llevado a cabo un estudio para conocer más profundamente este impacto.

Para la Dra. Norma Salinas Revilla, investigadora principal del proyecto, contar con esta información es de extrema importancia para lograr un equilibrio entre la actividad humana y la dinámica de los ecosistemas naturales del bosque montano y puna. Estos hallazgos permitirán mejorar la gestión y administración del Parque Nacional del Manu.

Salinas sostuvo que, desde el 2003, se vienen desarrollando estudios en el Parque Nacional del Manu. Este ecosistema protegido funciona como un laboratorio natural donde investigadores de distintas universidades, como Oxford, Edimburgo y Wake Forest, han estudiado los patrones de distribución de flora en relación con las variables climáticas y edáficas.

Asimismo, se han generado modelos para los potenciales escenarios derivados de la presión conjunta de humanos y el clima sobre dicho entorno natural, lo cual ha servido como base para la elaboración y ejecución del proyecto, que ha logrado una extensión de financiamiento gracias al Fondo Partnerships for Enhanced Engagement in Research (PEER), Agency for International Development (USAID), Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina USA.