Ciencia

Los secretos que esconde la “ciudad perdida” hallada en el fondo del océano Atlántico

Sus torres miden hasta 60 metros y tienen una antigüedad de 120.000 años.

Torres naturales de la “ciudad perdida” captadas durante una expedición en 2005. Foto: NOAA
Torres naturales de la “ciudad perdida” captadas durante una expedición en 2005. Foto: NOAA
Ciencia LR

Una expedición científica encontró en diciembre del 2000 un paisaje muy extraño. Torres de hasta 60 metros emergen sobre una de las montañas submarinas de la cordillera del Atlántico Medio. Los investigadores nombraron a su hallazgo la “Ciudad Perdida”.

A pesar de su aspecto, estas formaciones son naturales. Cada torre es un respiradero hidrotermal que arroja por la parte superior líquido caliente lleno de gas hidrógeno y otros elementos.

La “Ciudad Perdida”, ubicada a 700 metros de profundidad, tiene los respiraderos más altos y antiguos jamás vistos (se formaron hace 120.000 años o más), de acuerdo con la Universidad de Washington. A diferencia de los otros tipos de fuentes hidrotermales, este lugar no se alimenta de actividad volcánica.

Los respiraderos se forman cuando el agua de mar entra en contacto con rocas del manto de la Tierra, lo que genera gas y energía. Un proceso conocido como serpentinización. Luego, el agua rica en calcio de estos sitios reacciona con el carbono del agua de mar y terminan dando forma a las chimeneas, como las que se observan en la “Ciudad Perdida”.

Torres naturales de la "Ciudad Perdida" captadas durante una expedición en 2005 (imagen completa). Foto: NOAA

Origen de la vida en la Tierra y fuera de ella

El hidrógeno que sale de estas torres naturales sirve como una amplia fuente de energía para los microbios que viven en este ecosistema. Asimismo, se libera metano, un gas que alimenta a diversos tipos de vida.

Los científicos tienen un especial interés en los billones de microorganismos que prosperan en la “Ciudad Perdida”, incluso en ausencia de oxígeno, ya que los recientes estudios indican que la vida en la Tierra pudo haberse originado en condiciones extremas como las que hay en los respiraderos hidrotermales.

Ubicación de la "Ciudad Perdida". Imagen: Universidad de Washington

Y nuestro planeta no sería el único que posee este tipo de formaciones naturales.

“Este es un ejemplo de un tipo de ecosistema que podría estar activo ahora mismo en Encelado (luna de Saturno) o Europa (luna de Júpiter)”, dijo a la revista Smithsonian William Brazelton, microbiólogo de la Universidad de Utah.

Brazelton añadió que estas condiciones también pudieron estar presentes en el Marte primitivo, hace más de 3.000 millones de años, cuando el planeta rojo tenía profundos lagos y ríos.

Los respiraderos hidrotermales de la "Ciudad Perdida" son los más altos conocidos. Foto: Sky

En peligro

En 2018, se anunció que Polonia había ganado los derechos para explotar el lecho alrededor de la “Ciudad Perdida”.

Aunque no se han identificado recursos preciosos en el campo hidrotermal, cualquier excavación o descarga en sus alrededores podría afectar terriblemente a esta maravilla natural, resume el portal Science Alert.

Por esa razón, algunos expertos solicitan que la “Ciudad Perdida” sea catalogada como Patrimonio de la Humanidad, con el objetivo de proteger este ecosistema antes de que sea demasiado tarde.