ELECCIONES 2022 - Dónde votar, a qué hora y todo sobre los comicios municipales de hoy, domingo 2 de octubre
Ciencia

Las nuevas imágenes del telescopio James Webb revelan un universo desconocido

El telescopio espacial James Webb nos acaba de mostrar lugares del cosmos donde antes solo veíamos oscuridad o detalles difusos.

Una de las imágenes de la nebulosa de Carina, captada por el telescopio espacial James Webb. Foto: NASA
Una de las imágenes de la nebulosa de Carina, captada por el telescopio espacial James Webb. Foto: NASA
Renzo Gonzales

Este martes 12 de julio, la NASA reveló al mundo cada una de las primeras imágenes captadas por el telescopio espacial James Webb. Estas ‘fotografías’, que muestran lugares del cosmos donde antes solo veíamos oscuridad o detalles difusos, marcan un antes y un después en la era de la astronomía y en nuestra forma de ver el universo.

Un día antes, como antesala, Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, reveló una de las imágenes: el cúmulo de galaxias SMACS 0723.

El James Webb y sus primeras imágenes científicas

Hasta la semana pasada, las únicas imágenes difundidas por la NASA habían sido tomadas para probar los instrumentos del telescopio. En cambio, ahora podemos ver fotos totalmente procesadas —y a todo color— que muestran detalles nunca antes vistos por la humanidad.

Estas son las imágenes o hallazgos del James Webb en el orden en que fueron revelados.

SMAC 0723, una ‘ventana al pasado’

Cúmulo de galaxias SMACS 0723, captado por el James Webb. Foto: NASA

El cúmulo de galaxias SMAC 0723 (en el centro de la imagen), ubicado a 4.600 millones de años luz, genera un campo gravitacional tan fuerte que distorsiona y magnifica la luz de las galaxias detrás, algunas de las cuales están a más de 13.000 millones de años luz de distancia.

Esto quiere decir que vemos la imagen de aquellas galaxias y como eran hace 13.000 millones de años, cuando el universo tenía menos del 6% de su edad actual. Es como si se tratara de una ventana al pasado más lejano conocido hasta ahora. Y el James Webb nos da un asiento en primera fila para verla.

WASP-96b, un exoplaneta ardiente

Composición de la atmósfera de WASP-96b detectada por el James Webb. Imagen: NASA

El Webb observó el exoplaneta WASP-96b, ubicado a 1.150 años luz de la Tierra. En este caso, no captó una imagen directa, sino algo totalmente nuevo sobre este mundo: su atmósfera tiene agua, nubes y neblina.

Estas características fueron una sorpresa, ya que observaciones en décadas pasadas indicaban que el planeta estaba demasiado cerca de su estrella y es muy caliente como para tener las características descritas.

Nebulosa del Anillo del Sur: dos nuevas formas de verla

Nebulosa del Anillo del Sur captada con la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) de James Webb. Foto: NASA

La misma nebulosa, captada con la cámara de infrarrojo medio (MIRI) de James Webb, que le da una vista más profunda. Foto: NASA

La famosa nebulosa del Anillo del Sur o NGC 3132, ubicada a 2.500 años luz de distancia, dentro de nuestra galaxia, es una nube de polvo y gas generada por las capas que se desprenden de una estrella agonizante.

Había sido captada antes por el telescopio Hubble. Sin embargo, estas dos nuevas imágenes tomadas por el James Webb —con sus dos cámaras— muestran, además de una resolución superior, sus secretos más ocultos: una segunda estrella en el centro y galaxias lejanas detrás de la nebulosa.

El Quinteto de Stephan

El Quinteto de Stephan, captado por el telescopio James Webb. Foto: NASA

El grupo de cinco galaxias conocido como Quinteto de Stephan ha sido captado en su totalidad al juntar 1.000 fotos individuales, con un total de 150 millones de píxeles.

La impresionante imagen muestra cómo las galaxias son atraídas entre sí por su gravedad: incluso se observan algunas colas de polvo y gas que son arrastradas por esta fuerza y que evidencian un proceso de colisión.

La nebulosa de Carina, donde nacen estrellas

Nebulosa de Carina, captada por el James Webb. Foto: NASA

Lo mejor se guardó para el final. El James Webb captó a NGC 3324, más conocida como nebulosa de Carina, con tanta nitidez que ha logrado revelar un masivo nacimiento estelar: cientos de estrellas se están formando (los puntos azules en el centro de la ‘nube’) gracias al gas que les provee esta región, que se asemeja a un paisaje de montañas en la Tierra.

La nebulosa de Carina está dentro de la Vía Láctea, a 9.100 años luz de nuestro planeta.

En la imagen, las luces con picos a su alrededor corresponden a estrellas mucho más cercanas que la nebulosa.