Ciencia

Así es WASP-96b, el primer exoplaneta observado por el telescopio James Webb

El telescopio de la NASA ha encontrado un intrigante elemento en la atmósfera de este lejano planeta.

Representación artística del exoplaneta WASP-96b. Foto: NASA / ESA
Representación artística del exoplaneta WASP-96b. Foto: NASA / ESA
Miguel  Carrasco

Entre las históricas imágenes a color captadas hasta ahora por el telescopio espacial James Webb, la NASA también hizo público la espectrografía de la atmósfera de WASP-96b, un lejano planeta que existe a 1.150 años luz de la Tierra, fuera del sistema solar, pero dentro de la Vía Láctea.

Este exoplaneta, que en el cielo se ubica en la constelación menor del hemisferio sur Ave Fénix, es un gigante gaseoso más grande que Júpiter y cuyas características han intrigado a los astrónomos durante décadas.

Agua en la atmósfera de WASP-96b, el hallazgo del James Webb

James Webb ha detectado en la atmósfera del exoplaneta “la firma inequívoca del agua, indicaciones de neblina y evidencia de nubes que se pensaban que no existían en base a observaciones anteriores”.

Esta sorpresa se debe en parte a que el planeta está demasiado caliente y demasiado cerca de su estrella para albergar moléculas de agua en su atmósfera.

La espectrografía fue capturada el 21 de junio por el instrumento NIRISS del Webb, durante un tiempo de exposición de 6,4 horas.

La presencia de estos elementos se detectaron con base a pequeñas disminuciones en el brillo que refleja la atmósfera de WASP-96b, que en el gráfico son expresadas en puntos blancos, detalla la NASA.

Espectro de luz de WASP-96b. Cada punto blanco representa la cantidad de luz de una longitud de onda específica que es bloqueada por el planeta y es absorbida por su atmósfera. Foto: NASA / ESA / CSA / STScI

“No solo es el espectro de transmisión de infrarrojo cercano más detallado de la atmósfera de un exoplaneta capturado hasta la fecha, sino que también cubre una gama notablemente amplia de longitudes de onda, incluida la luz roja visible y una parte del espectro que no ha sido accesible previamente desde otros telescopios”, aseguraron.

El telescopio de la NASA también ha confirmado datos previos sobre su masa (menos de la mitad de la de Júpiter), su tamaño (1,2 veces más que Júpiter) y su tiempo de órbita de 3,4 días alrededor de su estrella, llamada WASP-96.

El primer exoplaneta captado por el James Webb

Según la agencia espacial, dicha observación “es la más detallada de su tipo hasta la fecha, lo que demuestra la capacidad sin precedentes de Webb para analizar atmósferas a cientos de años luz de distancia”.

Antes de 1990, los astrónomos desconocían que habían planetas más allá del sistema solar. Sin embargo, luego de tres décadas de operación del telescopio espacial Hubble, nos dimos con la sorpresa de que existen más de 5.000 de estos mundos.

Con el observatorio James Webb, este límite no solo será superado en número (ya que veremos más profundo en el espacio-tiempo), sino también que podremos caracterizar mejor sus atmósferas.

Dicha caracterización nos permitirá saber si otros cuerpos celestes poseen las condiciones para albergar vida.

Lazy loaded component

Moléculas de agua en las atmósferas de otros exoplanetas

Pese al notable hallazgo del Webb, no es la primera vez que un telescopio espacial detecta la presencia de moléculas de agua en la atmósfera de un exoplaneta.

En 2013, por ejemplo, la NASA anunció que el Hubble lo había hecho en cinco planetas fuera del sistema solar: WASP-17b, HD209458b, WASP-12b, WASP-19b y XO-1b.

Los exoplanetas son investigados por la NASA. Foto: National Geographic