MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
DINA BOLUARTE - ¿cuáles son las actividades de su primer día como presidenta?
EN VIVO - Pedro Castillo: últimas noticias tras la orden de detención preliminar en su contra
Ciencia

Descubren que la Vía Láctea ha devorado al menos 6 galaxias

Un nuevo mapa estelar revela los restos de las ‘víctimas’ que nuestra galaxia ha capturado durante 13 mil millones de años.

Representación artística de la Vía Láctea y las distintas corrientes estelares de las galaxias que devoró en el pasado. Imagen: James Josephides
Representación artística de la Vía Láctea y las distintas corrientes estelares de las galaxias que devoró en el pasado. Imagen: James Josephides
Ciencia LR

Con datos de Gaia, un proyecto de observación estelar de la Agencia Espacial Europea (ESO), un equipo de astrónomos ha descubierto que, en sus 13 millones de años de vida, la Vía Láctea colisionó con al menos otras seis pequeñas galaxias y las desintegró por completo.

Antes de este descubrimiento se conocía a cinco de ellas: Gaia-Encelado, Cetus, LMS/1Wukoong, Sequoia y Sagitario. Sin embargo, en el nuevo mapa estelar, elaborado por científicos del Instituto Max Planck (Alemania), se identificaron restos de otra galaxia engullida: Pontus.

El estudio, publicado en la revista Astrophysical Journal sugiere que Pontus fue devorada por la Vía Láctea hace aproximadamente 8.000 o 10.000 millones de años, un intervalo que coincide con la desaparición de todas las demás galaxias con excepción de Sagitario.

En consideraciones astronómicas, esta última fue devorada recientemente (hace seis mil millones de años) ya que sus restos aún no se fusionan con el halo galáctico, una región esférica de polvo, gas y materia oscura que rodea la Vía Láctea.

Los puntos morados indican los restos de la galaxia Pontus. Imagen: ESA / Gaia / DPAC

¿Cómo chocan las galaxias?

Si bien los cúmulos de galaxias están en constante alejamiento debido a una fuerza contraria a la gravedad (presumiblemente, energía oscura); en una escala astronómica menor, la atracción gravitatoria es la norma. En ese sentido, las colisiones suelen ser frecuentes.

Nuestro vecindario cósmico, el Grupo Local —una región que no llega a ser un cúmulo galáctico— está integrado por más de 30 galaxias que en algún momento chocarán entre ellas.

Por ejemplo, la Vía Láctea y Andrómeda, dos galaxias espirales gigantes del Grupo Local, ya han comenzado fusionarse. Dicho encuentro culminará en 4.5 mil millones de años cuando formen un cuerpo elíptico gigante.

Sin embargo, cuando el impacto es desproporcionado entre una galaxia grande y otra más pequeña, la fuerza gravitatoria de la mayor “estira” a la menor hasta formar una corriente estelar y otros restos. Estos pueden terminar en cúmulos globulares (regiones esféricas de miles de estrellas) y galaxias satélites.

Antennae son un par de galaxias que están chocando a más de 45 y 65 millones de años luz. Foto: ESA / Hubble

Continuamente los astrónomos observan estos escombros para trazar una línea de tiempo de la historia del universo, así como su posible futuro.

La antigua galaxia Pontus se descubrió luego de analizar la energía de 170 cúmulos globulares, 41 corrientes estelares y 46 galaxias satélite. Sin embargo, los investigadores señalan que aún falta investigar un 75% de objetos que no han podido ser clasificados en ninguno de los seis grupos.

Por tanto, es posible que haya por descubrir más ‘víctimas’ de la Vía Láctea.