LO ÚLTIMO - Fallece la actriz y cantante Olivia Newton-John, la protagonista de “Grease”, a los 73 años LO ÚLTIMO - Comisión de Ética declara procedente denuncia contra el congresista Freddy Díaz por presunta violación sexual

¿Somos el producto de una simulación? La hipótesis de que nuestra vida es falsa

El desarrollo futuro de las supercomputadoras ha llevado a los científicos a discutir si nos atreveremos a crear vidas artificiales o si nosotros ya pertenecemos a ellas.

De vivir en una simulación, estaría tan bien programada por una sociedad avanzada que nunca nos daríamos cuenta. Foto: ABC
De vivir en una simulación, estaría tan bien programada por una sociedad avanzada que nunca nos daríamos cuenta. Foto: ABC
Síguenos en Google News
Ciencia LR

La hipótesis de la simulación fue instaurada por Nick Bostrom, profesor de la Facultad de Filosofía en la Universidad de Oxford (Reino Unido), a través de un artículo publicado en la revista Philosophical Quarterly (2003). En este, nos obligó a preguntarnos si la vida en el universo no es, en realidad, más que un conjunto de bits creados y ajustados por una supercomputadora.

Bostrom propuso que al menos uno de estos tres argumentos era cierto: (1) La probabilidad de que nuestra especie se extinga antes de la era poshumana —un paradigma nuevo y revolucionario del desarrollo, época de conocimientos supremos—; (2) es extremadamente improbable que una civilización poshumana ejecute simulaciones; (3) es casi seguro que vivimos en una simulación por computadora.

El astrofísico Paul Sutter, profesor de investigación en la Universidad SUNY Stony Brook y el Instituto Flatiron en la ciudad de Nueva York, supuso que si las computadoras evolucionan y recrean la química y biología del universo real, la vida falsa sería indistinguible de la vida verdadera u original. En segundo lugar, de acuerdo con sus palabras, la cantidad de cerebros conscientes simulados superaría a los orgánicos.

PUEDES VER: ¿Por cuánto tiempo puedo usar la misma mascarilla N95, KN95 o KF94?

Para Sutter, quien comparte las ideas de Bostrom, la simulación es un pensamiento filosófico que cuestiona la realidad que experimentamos; algo así como preguntarse si somos el sueño de otra persona o alguien decide nuestro destino desde la sombras, una suerte de determinismo o libre albedrío ilusorio.

Del mismo modo, surge la pregunta de si las civilizaciones avanzadas considerarán moralmente correcto crear vidas artificiales. Inclusive sale a flote el dilema de qué significa tener una vida artificial. O, por lo contrario, podríamos decir que es inevitable llegar a ese punto en la escala evolutiva, aunque no tengamos a la mano una prueba irrefutable.

“En un futuro lejano, por ejemplo, podría haber 99 mil millones de seres conscientes simulados por cada mil millones de seres orgánicos. Eso significaría que hay un 99% de posibilidades de que estés entre los simulados”, resalta Sutter. Sin embargo, esta propuesta se puede falsear con facilidad.

Brian Eggleston, estudiante de pregrado en análisis de sistemas de la Universidad de Stanford, emitió un descargo y descubrió una columna tambaleante en el trilema de Bostrom. Estamos asumiendo que somos la civilización atrapada en una simulación, pero si nuestros descendientes llegan a ejecutarla, entonces diríamos que nosotros no somos los seres dentro de las computadoras. Y las cuestiones se complicarían todavía más, ya que, de dominar esa ciencia, no se descartaría vivir en la simulación de una simulación.

Afiche de El piso 13, una película de ciencia ficción donde una máquina de realidad virtual o simulador lleva a los protagonistas a Los Ángeles de los años 30. Foto: The Thirteenth Floor

PUEDES VER: ¿Puedo bañarme sin problemas si estoy contagiado con la variante ómicron?

Nick Bostrom escribió al final de su artículo que la civilización poshumana tecnológicamente madura ostentaría un poder inimaginable de cómputo. Con base en ese concepto, al menos una de las tres opciones sería verdadera:

  • La fracción de civilizaciones que alcanzan la etapa poshumana es cercana a cero
  • La fracción poshumana que desea simular experiencias de sus ancestros es cercana a cero
  • La fracción de todas las personas con nuestro tipo de experiencias que viven en una simulación es muy cercana a uno.
PUEDES VER: Algunas personas jóvenes mueren durante el sexo: nuevo estudio explica por qué

Ahora, conociendo esta información, se infiere que:

  • Si la opción 1 es cierta, es casi seguro que nos extinguiremos antes de llegar a la fase poshumana.
  • Si la opción 2 es válida, debe haber una fuente de convergencia para que ninguno de los individuos relativamente adinerados en el futuro desee hacer simulaciones de ancestros.
  • Si se opta por la opción 3, entonces vivimos en una simulación.

Las simulaciones o vidas falsas se alejan cada vez más de lo descabellado; no obstante, nadie sabe cuáles son las herramientas para comprobar las hipótesis. Tal vez, más adelante, se echen a la marcha estudios completos sobre la naturaleza humana relacionada a las consciencias artificiales, como las disfrutamos en los videojuegos.