EN VIVO - Lectura de sentencia contra el cómico Alfredo Benavides por el presunto delito de lavado de activos AHORA - Tercera dosis para mayores de 18 años desde hoy: todo lo que debes saber

La contaminación está inflamando el cerebro y reduciendo los espermatozoides

Un nuevo estudio explica el aumento de la tasa de infertilidad masculina en las últimas décadas.

Según los investigadores, el estudio podría ayudar a idear tratamientos contra la infertilidad masculina. Foto: composición
Según los investigadores, el estudio podría ayudar a idear tratamientos contra la infertilidad masculina. Foto: composición
Ciencia LR

Los hombres de hoy producen espermatozoides de menor calidad y cantidad que en el pasado. Numerosos estudios han sugerido que la razón de la motilidad de los espermatozoides —es decir, la capacidad para desplazarse hasta el óvulo— era la contaminación del aire, vinculada también a trastornos que disminuyen la fertilidad como la obesidad y la diabetes. Sin embargo, hasta la fecha se desconocía el mecanismo exacto.

Ahora, un reciente estudio en ratones, publicado en Environmental Health Perpespectives, ha demostrado que la polución del ambiente disminuye el recuento total de espermatozoides móviles debido a que ocasiona una inflamación en nuestro cerebro.

PUEDES VER: Descubren que unos primates de Madagascar hacen música como los humanos

El cerebro tiene un vínculo directo con nuestros órganos reproductivos, afectando la fertilidad y salud de los espermatozoides. El nexo principal entre ellos es el hipotálamo: una parte del cerebro que controla el deseo sexual y produce hormonas que se comunican directamente con los órganos reproductores.

El volumen sano de espermatozoides oscila entre 15 y 200 millones. Cantidades pueden significar casos de infertilidad. Foto: iStock

En este estudio, los médicos investigadores de la Universidad de Maryland ensayaron con dos grupos de ratones y los expusieron a aire filtrado y contaminado. Los primeros se trataron de roedores sanos, mientras que los segundos fueron criados para que carezcan de un marcador inflamatorio en el cerebro llamado IKK2, ubicado en las neuronas de aquel órgano.

Así, los resultados revelaron que, a diferencia del grupo sano, los ratones criados no presentaron ninguna reducción de espermatozoides expuestos a la polución del aire. Anteriormente, estudios en ratones expuestos a la polución no siempre presentaron inflamación en los testículos, un rasgo relacionado a la infertilidad.

Luego, cuando eliminaron el marcador IKK2, el equipo halló que la sobreexpresión de neuronas en el hipotálamo estaba asociado con el ciclo de sueño y la obesidad. Estas eran las responsables de perpetuar la inflamación y, como consecuencia, el recuento bajo de espermatozoides.

PUEDES VER: Comprueban que el cerebro humano disminuye de tamaño desde hace 3.000 años

Los investigadores comentaron que “es importante explorar los mecanismos por los cuales la contaminación afecta el cuerpo, para que podamos idear formas de prevenir o tratar estas condiciones para eliminar estas condiciones de salud“.

Por otro lado, otros estudios han revelado que los elementos causantes pueden ser la radiación de dispositivos móviles, las partículas de dióxido de azufre e incluso algunos materiales tóxicos en los productos de consumo.

El estudio también tiene implicaciones más amplias en el desarrollo de problemas como presión arterial alta, diabetes y problemas cardíacos.

Si bien el volumen total de los espermatozoides —cuya cantidad “sana” oscila entre 15 y 200 millones— es un método común para diagnosticar la fertilidad masculina, no es totalmente determinante según informa MayoClinic, ya que depende también de su motilidad.