Diseñan novedoso anticonceptivo masculino: el baño testicular

El concepto simple, ergonómico e intuitivo de “COSO” fue ganador de un prestigioso premio de diseño e ingeniería.

COSO anticonceptivo masculino
Ciencia LR

Un novedoso invento de anticoncepción masculina basado en tecnología de ultrasonidos recibió el pasado miércoles 13 de octubre un premio James Dyson por la mezcla perfecta entre diseño e ingeniería. “COSO”, creado por la diseñadora alemana Rebeca Weiss, presenta un diseño simple, ergonómico e intuitivo y consiste en un “baño testicular” que propone garantizar la infertilidad temporal.

Lazy loaded component
PUEDES VER: El tamaño promedio del pene resultó ser más pequeño de lo que se pensaba

Según Weiss, estudiante de maestría en la Technische Universität München, el artefacto que funciona con carga se utilizará llenándolo con agua hasta una marca indicada en el aparato y luego poniéndolo a calentar automáticamente hasta una temperatura tibia.

Después, el hombre, con las piernas abiertas, coloca sus testículos en el agua durante aproximadamente 15 minutos. En esa posición, los testículos se golpearán con ondas ultrasónicas para suprimir la espermatogénesis.

El procedimiento se repetirá cada dos días y, según la autora, sería efectivo en dos semanas desde la aplicación por un periodo de dos meses.

PUEDES VER: Un tipo de prueba rápida podría ayudar a predecir riesgos de parto prematuro

El funcionamiento de COSO está basado en la aplicación de ultrasonido para la infertilidad provisional, una tecnología sustentada en un experimento exitoso con animales publicada en Reproductive Biology and Endocrinology, pero aun no extendida a ensayos con humanos.

Por tal razón, los planes para hacer realidad COSO en un corto plazo incluyen la búsqueda de apoyo financiero para los ensayos clínicos, así como contactos en investigación y socios industriales.

PUEDES VER: Vacunas contra la COVID-19 también protegen ante otros tipos de coronavirus

Según Weiss, la creación del diseño fue el resultado de grupos focales con 422 participantes entre 20 y 30 años de edad. Posteriormente, la viabilidad del diseño fue consultada con expertos de urología, andrología, terapia sexual y psicoterapia.

El concepto surgió cuando ella y su pareja dieron cuenta de la limitadas opciones de anticoncepción masculina que sean indoloras, irreversibles y ampliamente aceptadas como el preservativo y la vasectomía.