Presentan elaborado plan para defender a la Tierra de los asteroides y cometas

Un equipo de científicos ha detallado un ingenioso sistema de defensa planetaria para destruir las mayores amenazas provenientes del espacio exterior.

Así es el plan para desintegrar los asteroides y cometas antes de que impacten la Tierra. Imagen: Alexander Cohen
Así es el plan para desintegrar los asteroides y cometas antes de que impacten la Tierra. Imagen: Alexander Cohen
Agencia  Europa Press

Un nuevo sistema de defensa planetaria terminal que pretende pulverizar de forma progresiva objetos espaciales en ruta de colisión con la Tierra, ha sido presentado en la revista Advances in Space Research.

Philip Lubin, profesor de Física en la Universidad de California Santa Bárbara, y el coinvestigador Alexander Cohen han concebido un método denominado PI, que significa Pulverize It (Pulverizarlo).

La clave de la estrategia de PI es el despliegue de una serie de varillas penetradoras, posiblemente llenas de explosivos, colocadas en el camino del asteroide o cometa para “cortarlo y cortarlo”. Las varillas penetradoras, de unos 10 a 30 cm de diámetro y de dos a cuatro metros de largo, fragmentan el núcleo del objeto amenazador cuando choca contra ellas a una velocidad extrema.

Fundamentalmente, la estrategia es desmontar el asteroide en pedazos más pequeños, típicamente del tamaño de una casa, y dejar que los fragmentos entren en la atmósfera terrestre. La atmósfera puede absorber la energía y vaporizar aún más las piezas del tamaño de una casa en pequeños escombros que no golpean el suelo.

PUEDES VER: Captan imágenes que presagian cómo acabará nuestro sistema solar tras la muerte del Sol

Dado que el asteroide original ahora ingresa a la atmósfera como una gran nube distribuida en pequeños fragmentos, reparten espacial y temporalmente la energía del impacto, lo que des-correlaciona las ondas expansivas creadas por cada fragmento. Esto reduce enormemente la amenaza catastrófica a una “exhibición de fuegos artificiales” con luz y sonido.

“Si puede reducir los grandes eventos, que son peligrosos, a un montón de pequeños eventos que son inofensivos, finalmente habrá mitigado la amenaza”, dijo Cohen en la presentación del sistema.

Imagen: Alexander Cohen

“Lo exclusivo de este método es que puede tener tiempos de respuesta increíblemente cortos”, agregó Lubin. “Un problema que tienen otras técnicas, como los métodos de desvío de asteroides, es que están muy limitados en sus tiempos de respuesta. En otras palabras, se basan en obtener un activo para desviar la amenaza del asteroide mucho antes de que se acerque a la Tierra.”

En cambio, el método PI intercepta asteroides o cometas cuando se acercan a la Tierra y podría ser desplegado por vehículos de lanzamiento que ya existen en la actualidad, como el Falcon 9 de SpaceX y el SLS de la NASA para objetivos más grandes.

PUEDES VER: Lanzan programa de realidad virtual para que explores el universo por tu cuenta

Solo 10 días antes del impacto

Según los cálculos de los físicos, los objetivos más pequeños, como el meteoro de Chelyabinsk, podrían interceptarse minutos antes del impacto con el uso de lanzadores mucho más pequeños similares a los interceptores de misiles balísticos intercontinentales, mientras que los objetivos que plantean una amenaza más seria, como Apofis, podrían ser interceptados solo 10 días antes del impacto.

Estos tiempos de mitigación tan cortos no tienen precedentes, según los investigadores.

Otra parte del programa es considerar un enfoque proactivo para proteger nuestro planeta.

Es decir, el mismo sistema se puede utilizar para eliminar de forma proactiva objetos amenazantes como los asteroides Apofis y Bennu, para proteger a las generaciones futuras.

PUEDES VER: “Nunca hemos visto nada parecido”: extraña señal de radio llega del centro de la Vía Láctea

“Si golpean, cada uno de ellos tiene una energía en el impacto igual a todas las armas nucleares de la Tierra combinadas. Imagínese que todo el arsenal nuclear de la Tierra se detona en unos pocos segundos. Con PI podemos evitar este escenario”, continuó Lubin.

Este nuevo enfoque, según Lubin y Cohen, podría hacer que la defensa planetaria sea bastante factible y simple, y permitiría una hoja de ruta lógica hacia un sistema de defensa planetario robusto.

“Es posible una respuesta extraordinariamente rápida”, añadió Lubin. “No vemos ningún obstáculo tecnológico. Es sinérgico con la generación actual de vehículos de lanzamiento y otros que están saliendo”. Además, agregó Lubin, el método “estaría en gran sinergia con las futuras operaciones lunares”, y la Luna podría actuar como una “base de operaciones avanzada”.