Variante Delta Plus: contagio, síntomas y efecto de vacunas contra esta versión del coronavirus

En Perú se han detectado tres casos de esta variante que surgió en el cuerpo de infectados con la variante Delta.

La variante Delta Plus del coronavirus es vigilada por científicos de distintos países. Foto referencial: NIAID
La variante Delta Plus del coronavirus es vigilada por científicos de distintos países. Foto referencial: NIAID
Renzo Gonzales

El sábado 27 de setiembre, el Ministerio de Salud reportó los primeros infectados con la variante Delta Plus en Perú. Esta versión del coronavirus se identificó por primera vez durante el mes de abril en India, donde también se detectó inicialmente la variante Delta, ahora predominante en el mundo.

El SARS-CoV-2, el coronavirus que causa la COVID-19, desarrolla cambios genéticos, llamados mutaciones, a medida que se transmite entre las personas. Un conjunto de mutaciones puede dar forma a una nueva variante del virus con características distintas al original.

Como la variante Delta se propagó en cientos de miles de personas, desarrolló nuevas mutaciones dentro del cuerpo de muchos infectados. Así surgió la variante AY.1 o Delta Plus, hasta ahora detectada en 44 países.

¿En qué se diferencia de la variante Delta?

Aunque era de esperarse la aparición de nuevas mutaciones en la variante Delta debido a su alto nivel de transmisión, a los científicos de India les llamó la atención una mutación en particular presente en 40 muestras de infectados.

La mutación en cuestión es K417N, la cual altera una parte de las espículas del virus que se unen a las células humanas. Estudios preliminares han determinado que este pequeño cambio permite que el coronavirus escape de algunos anticuerpos generados por una infección previa o la vacunación.

Impresión artística: los anticuerpos pululan alrededor de una partícula de SARS-CoV-2. Foto: Design Cells / SPL

PUEDES VER ¿Estamos cerca de tener píldoras para combatir la COVID-19?

K417N también está presente en la variante Beta (Sudáfrica), que es una de las más resistentes a los anticuerpos.

En tanto, un estudio recientemente publicado en la revista Journal of Autoinmmunity, destaca que Delta Plus tiene, por lo menos, cuatro mutaciones características y otras más que han aparecido desde que comenzó a ser monitoreada.

¿Es más contagiosa?

En junio, el Ministerio de Salud de India afirmó que una serie de estudios mostró que Delta Plus se propaga más rápido y se une con más facilidad a las células pulmonares en comparación con variantes anteriores.

Sin embargo, es posible que Delta Plus no sea tan contagiosa como Delta, ya que una investigación publicada en julio en Journal of Molecular Biology indica que la mutación K417N hace que la unión entre las espículas del virus y la célula sea hasta cuatro veces más débil.

No obstante, es necesario evaluar el impacto de las demás mutaciones en la capacidad de esta variante para infectar el organismo.

PUEDES VER COVID-19: Pfizer prevé regreso a la “vida normal” en “un año” gracias a vacunas

¿Cuáles son los síntomas de Delta Plus?

Hasta el momento, no hay ningún indicio de que Delta Plus genere síntomas diferentes a los de otras variantes del coronavirus (principalmente fiebre, tos y pérdida del olfato o del gusto).

Empero, al estar relacionada con la variante Delta, podría provocar síntomas similares a esta. Los más comunes son dolor de cabeza, dolor de garganta y secreción nasal.

¿Funcionan las vacunas contra esta variante?

La variante Delta ya ha demostrado que puede evadir parcialmente el ataque de los anticuerpos de recuperados o vacunados. Por ende, estas personas pueden infectarse, en su mayoría, de forma leve.

Ante la posibilidad de que la mutación K417N le otorgue a Delta Plus aún más resistencia, científicos de Reino Unido probaron esta variante contra el suero sanguíneo de personas completamente vacunadas.

Detectaron que sus anticuerpos neutralizaban a Delta Plus con la misma eficacia que lo hacían con Delta.

Por tanto, esta nueva variante no parece poseer una resistencia adicional a la inmunidad humana. Sin embargo, al igual que su predecesora, supone una amenaza para los no vacunados e inmunizados de forma parcial.