Astrónomos detectan una “ventana al pasado” que permite ver 9.400 millones de años atrás

Albert Einstein había propuesto en 1911 las ideas principales de este fenómeno que ahora los científicos investigan con más profundidad.

Este fenómeno cósmico es llamado Anillo fundido por su apariencia y su constelación anfitriona, El Horno. Foto: NASA/ESA
Este fenómeno cósmico es llamado Anillo fundido por su apariencia y su constelación anfitriona, El Horno. Foto: NASA/ESA
Ciencia LR

Desde hace más de 40 años, los científicos han identificado cientos de Anillos de Einstein, llamados así debido a que fueron postulados por el célebre físico alemán. Estos fenómenos permiten observar de cerca lugares del cosmos tan remotos que los vemos como eran hace miles de millones de años.

Ahora, tras la publicación de un estudio alojado en The Astrophysical Journal, la atención está puesta en el denominado Anillo Fundido GAL-CLUS-022058s, el más grande y complejo jamás descubierto, dentro de la constelación del hemisferio sur de Fornax (El Horno).

Un equipo de astrónomos liderado por el profesor Anastasio Díaz, de la Universidad Politécnica de Cartagena (España), descubrió que aquella “ventana al pasado”, la cual funciona como un lente que aumenta la visibilidad de luces lejanas, nos permite examinar una galaxia ubicada a una distancia de 9.400 millones de años luz. Esto quiere decir que la luz ha demorado todo ese tiempo en llegar a los telescopios de la Tierra, por lo que vemos a dicha galaxia como era hace 9.400 millones de años, en la ‘infancia’ del universo, cuya edad aproximada es de 13.800 millones de años.

PUEDES VER: COVID-19: refuerzo de Pfizer en vacunados con Sinovac aumentó 20 veces nivel de anticuerpos

Este efecto también se llama lente gravitacional. Se produce si un objeto masivo se encuentra entre nosotros y otro más distante; a continuación, debido a la curvatura del espacio-tiempo, en los telescopios aparece una imagen distorsionada pero magnificada del objeto distante. Sin estos ‘atajos’ hallados por los astrónomos, sería mucho más difícil revelar los secretos del cosmos temprano.

Ilustración de lentes gravitacionales: la masa del cúmulo de galaxias (galaxy cluster) curva el espacio-tiempo, lo que afecta al trayecto de la luz proveniente de la galaxia lejana y hace que su imagen llegue distorsionada a la Tierra. Foto: NASA / ESA / L. Calçada

Incluso dicho efecto es tan poderoso que, en el caso del Anillo Fundido de Einstein, podemos ver la lejana galaxia —situada detrás de un cúmulo de galaxias mucho más cercano— dividida en cuatro imágenes poco nítidas. Aquella reunión de estrellas pertenece a una época en donde su propia formación ocurría a ritmo acelerado, mil veces más rápido que en la Vía Láctea de tiempos actuales.

Anastasio Díaz destacó que tal modelo de datos solo se obtuvo por la efectividad del telescopio Hubble de la NASA, porque ayudó a su equipo a captar la repartición de imágenes distorsionadas. De esta manera, se ratifica el aporte incalculable de uno de los aparatos tecnológicos más renombrados de la astronomía moderna.

Las cuatro imágenes de la misma galaxia detrás del Anillo Fundido. Foto: Díaz-Sánchez et al., ApJ, 2021

PUEDES VER: Descubren huellas que cambian la historia de la llegada del humano a América

Observando ese sector del universo mediante esta “ventana al pasado”, los científicos determinaron que la galaxia ubicada tras la lente gravitacional corresponde a una época donde las estrellas nacían a una tasa de 70 a 170 masas solares por año.

Albert Einstein había propuesto en el año 1911 las ideas embrionarias referidas a los anillos. Las retomó en 1915 para probar su teoría de la relatividad general.

Estas alineaciones de objetos astronómicos estarían esparcidas por doquier, esperando a que la humanidad asome sus ojos y satisfaga su curiosidad acerca de cómo fue la fundación del cosmos.

PUEDES VER: Premios Nobel 2021: los científicos ‘candidatos’ a llevarse el galardón

Viajar en el tiempo sin paradojas es teóricamente posible, afirma estudio

La idea del viaje en el tiempo sigue fascinando a muchos científicos debido a varias razones, entre ellas, el hecho de que aún no se puede afirmar que es imposible. De hecho, eminencias como Albert Einstein dedujeron que las propiedades físicas del universo podrían permitir tal hazaña. Pero todas estas teorías enfrentan el mismo obstáculo, la libre elección del viajero. Por ejemplo, si una persona va al pasado y mata a su abuelo antes de conocer a su abuela, ¿cómo justifica su existencia en el futuro para hacer ese viaje en el tiempo?

La llamada ‘paradoja del abuelo’ parece infranqueable, pero Germain Tobar, prodigioso estudiante de física en la Universidad de Queensland (Australia), ha encontrado una forma de evadirla para hacer teóricamente posible el viaje en el tiempo, según su estudio publicado recientemente en la revista Classical and Quantum Gravity.

El joven investigador se centró en las consecuencias de la teoría de la relatividad general de Einstein, que “predice la existencia de bucles de tiempo o viajes en el tiempo, donde un evento puede estar tanto en el pasado como el futuro de sí mismo” explica en un comunicado.

Alguien que entra mañana en una curva de tiempo cerrada podría terminar en el día de hoy. Crédito: Dmitry Schidlovsky

Descubren un grupo de misteriosos planetas que no está ligado a ninguna estrella

Investigadores del Centro Jodrell Bank de Astrofísica en la Universidad de Manchester (Reino Unido), el Observatorio Astronómico en la Universidad de Varsovia, los Observatorios Astronómicos Nacionales en la Academia China de Ciencias y de otras instituciones han encontrado un escuadrón enigmático de planetas errantes; es decir, aquellos que no dependen de la atracción gravitatoria de una estrella. Cuatro de estos cuerpos celestes tienen una masa similar a la Tierra.

Los resultados del estudio se pueden revisar en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

El Telescopio Espacial Kepler de la NASA ya había obtenido los datos, en el 2016, de un campo de millones estrellas cerca al centro de la galaxia para encontrar lentes gravitaciones poco probables.

Se descubrieron, en total, 27 candidatos a señales de microlentes cuya duración fluctuaba entre una hora y 10 días. Como no muestran una señal acorde a las características de una estrella, se espera que sean mundos solitarios que flotan con total libertad, unos verdaderos errantes del espacio.

Recreación artística del planeta errante. Foto: MPIA/V. Ch. Quetz

Una estrella muerta se metió dentro de su compañera viva y la hizo explotar

Un equipo de astrónomos y astrofísicos ha observado un desconcertante fenómeno cósmico: el cuerpo muerto de una estrella masiva entró hasta el centro de su compañera y provocó que esta explotara como supernova.

Los resultados de la investigación sobre este suceso se publicaron el jueves 2 de setiembre en la revista Science. El equipó usó datos del proyecto VLASS (Very Large Array Sky Survey) de observación del cielo, que tiene entre sus objetivos localizar objetos transitorios.

Las supernovas normales se producen cuando una estrella masiva agota su combustible y ya no puede soportar su propia gravedad, por lo que su núcleo colapsa sobre sí mismo, lo cual desencadena una poderosa explosión que deja como resultado un objeto superdenso que puede ser una estrella de neutrones o un agujero negro.

Ciencia