Agujero de la capa de ozono en el Polo Sur vuelve a ser más grande que la Antártida

Este agujero en la capa de ozono ya supera al 75% de los captados desde 1979. Mide cerca de 22 millones de kilómetros cuadrados. Se seguirá monitoreando su desarrollo.

La vigilancia internacional de la capa de ozono mediante el protocolo de Montreal se debe seguir cumpliendo. Foto: DLR / Earth Observation Center
La vigilancia internacional de la capa de ozono mediante el protocolo de Montreal se debe seguir cumpliendo. Foto: DLR / Earth Observation Center
Ciencia LR

El Servicio de Vigilancia de la Atmósfera (CAMS) del programa europeo Copérnico, responsable de coordinar la distribución de los datos recogidos por más de 30 satélites acerca del cambio climático, con colaboración de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha actualizado la información del agujero estratosférico en la capa de ozono de la Antártida: alcanzó una extensión mayor que ese mismo continente austral.

Así, este agujero supera en tamaño al 75% de los otros captados en esta temporada desde 1979. Se estima que mide 22 millones de kilómetros cuadrados.

“Estamos ante un agujero de ozono bastante grande y potencialmente también profundo”, declaró Vincent-Henri Peuch, director del Servicio de Vigilancia de la Atmósfera de Copérnico. Luego dijo que este fenómeno es parecido al registrado en 2020, el cual se convirtió en uno de los más duraderos.

“Seguiremos monitoreando su desarrollo en las próximas semanas”, agregó en una entrevista brindada al medio The Guardian.

Un mapa del agujero de ozono sobre el Polo Sur el 16 de septiembre de 2021. Foto: ESA

Cuando transcurre la primavera en el hemisferio sur, de agosto a octubre, se forma este agujero de ozono en la Antártida, que se expande a su máximo tamaño entre setiembre y octubre. Debido a que el agotamiento del ozono se ralentiza, en diciembre los niveles del elemento regresan a ser comunes, de acuerdo a un comunicado de la ESA.

El Servicio de Vigilancia de la Atmósfera utilizó un modelo de computadora combinado con datos obtenidos por satélites para crear una imagen tridimensional del estado de dicho agujero.

“El monitoreo del agujero de ozono sobre el Polo Sur debe interpretarse con cuidado, ya que el tamaño, la duración y las concentraciones de ozono de un solo agujero están influenciados por los campos de viento locales, o la meteorología, alrededor del Polo Sur. Sin embargo, esperamos un cierre del agujero de ozono sobre el Polo Sur para el año 2050″, comentó Claus Zehner, director de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA.

Creado en 1987 y firmado por 196 países para proteger la capa de ozono eliminando gradualmente la producción y el consumo de sustancias nocivas, el protocolo Montreal, según el comunicado, remarcó su compromiso internacional en defender el medioambiente.

La actividad humana agota el ozono por emisiones específicas: los clorofluorocarbonos usados en refrigeración, aerosoles en la industria de la limpieza o el aire acondicionado —conforme a un documento del Gobierno de Canarias (España)—, cuyos flujos permanecen durante décadas en la estratósfera.

Por lo tanto, “significa que la recuperación de la capa de ozono es un proceso largo y muy lento”, aseveró la Agencia Espacial Europea.