Los animales podrían estar modificando su forma debido al cambio climático, según estudio

“El cambio físico significa que los animales están evolucionando, pero no significa necesariamente que estén haciendo frente al cambio climático”, sostuvo una de las autoras de la investigación.

Según estudio, los animales de sangre caliente están cambiando su fisiología, tales como picos y orejas para regular mejor su temperatura. Foto: ABC Canberra / Facebook
Según estudio, los animales de sangre caliente están cambiando su fisiología, tales como picos y orejas para regular mejor su temperatura. Foto: ABC Canberra / Facebook
Ciencia LR

Según un artículo publicado en la revista Trend in Ecology & Evolution, los animales estarían cambiando de forma cada vez más debido al cambio climático.

Sara Ryding, una investigadora de aves de Deakin University (Australia) y una de las autoras del estudio, señaló que: “El cambio físico significa que los animales están evolucionando, pero no significa necesariamente que estén haciendo frente al cambio climático”.

“Solo significa que están evolucionando para sobrevivir, pero no estamos seguros de cuáles son las otras consecuencias ecológicas de estos cambios o, de hecho, si todas las especies son capaces de cambiar y sobrevivir”, añadió.

Los científicos hallaron que, para adaptarse a un clima más cálido, los animales de sangre caliente están cambiando su fisiología, en especial su biología accesoria, tales como picos y orejas, para regular mejor su temperatura.

El estudio explica que cuando los animales —aves y mamíferos especialmente— exceden en su calor corporal, utilizan sus picos y orejas para dispersar la energía. Si bien, por tal razón, a lo largo de la historia algunos animales han evolucionado con picos y orejas más grandes para dicho objetivo, estas diferencias ahora son más pronunciadas.

Los investigadores también informaron del incremento en la longitud de la cola en ratones de madera y de las patas y colas en las musarañas enmascaradas. Por otro lado, aquellos murciélagos que viven en climas cálidos poseen alas más grandes.

Pese a que resulta difícil señalar al cambio climático como la única causa de estas mutaciones en el fenotipo de los animales, es la única característica compartida entre los animales estudiados según sus regiones y en una amplia gama de especies.

Así, los mayores cambios en el tamaño de la biología accesoria en los más de 30 animales analizados en la revisión se produjeron entre algunas especies de loros australianos, cuyo picos aumentaron entre un 4% y un 10% de tamaño desde 1871.

Ryding mencionó que, si bien los cambios eran sutiles y no se podrían notar de inmediato, pueden ser “funcionalmente importantes” en un futuro. Así, “se prevé que aumenten los apéndices prominentes, como las orejas, por lo que podríamos terminar con un Dumbo de acción en vivo en un futuro no muy lejano”.

El documento sostiene que es imperativo investigar más sobre diferentes especies y en diferentes ecosistemas para determinar la prevalencia del fenómeno y pronosticar qué especies podrían cambiar de forma en el futuro.