MINSA - Vacunación contra la COVID-19 a niños inicia este lunes 24 de enero

La OMS vigila una nueva variante del coronavirus llamada Mu

Mu, detectada por primera vez en Colombia en enero de 2021, preocupa a los científicos por su aparente alta transmisibilidad y evasión de los anticuerpos. Su prevalencia en países sudamericanos continúa en aumento.

Según autoridades sanitarias locales, Mu podría ser responsable del actual tercer pico de la pandemia en Colombia, muy superior en contagios que en olas anteriores. Foto: AFP
Según autoridades sanitarias locales, Mu podría ser responsable del actual tercer pico de la pandemia en Colombia, muy superior en contagios que en olas anteriores. Foto: AFP
Ciencia LR

Desde la declaración de la pandemia, el virus SARS-COV 2 ha generado variantes. De todas ellas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha tenido en la mira ocho en particular: cuatro en su lista de interés y otras cuatro en su lista de preocupación.

Esta semana, en el boletín epidemiológico de la OMS, se le sumó a la primera lista la variante Mu (B.1621), detectada en Colombia en enero del 2021 y que desde entonces ha sido registrada en menor medida en América del Sur y Europa.

De ese modo, por tratarse de un “riesgo emergente para la salud pública mundial”, según la OMS , la variante Mu ingresará a este registro, donde también están Lambda (Perú), Iota (EE. UU.), Kappa (India) y Eta (Reino Unido/Nigeria). En tanto, las variantes Alfa, Beta, Gamma y Delta figuran en la lista de variantes de preocupación, de superior categoría.

La inclusión de la variante Mu en la lista de interés de la OMS se debe a su probable alta transmisibilidad, tal como explicó el Instituto Nacional de Salud (INS) de Colombia. De hecho, según dicha entidad, Mu es “junto con otros factores, la responsable de que el país viviera un tercer pico de la pandemia, con un gran número de contagios muy superior a las anteriores”.

“Si bien la prevalencia mundial de la variante Mu entre los casos secuenciados ha disminuido y es actualmente inferior a 0,1%, su prevalencia en Colombia (39%) y Ecuador (13%) ha aumentado constantemente”, señaló la OMS.

Asimismo, a los científicos de la salud les preocupa que sus cambios genéticos puedan derivar en la evasión de los anticuerpos que genera la vacuna y la infección previa. “La variante Mu tiene una constelación de mutaciones que indican propiedades potenciales de escape inmunológico”, afirmó el organismo en su reporte semanal.

Si bien la mayoría de mutaciones de los virus poco inciden en sus características, algunas de ellas sí podrían afectar en sus propiedades e influir en la capacidad de propagación, la gravedad de la enfermedad producida y la eficacia de vacunas u otros medicamentos para combatirlas.

La entidad adoptó las letras del alfabeto griego para denominar las variantes y facilitar así su identificación para el público no científico y evitar la estigmatización asociada con el país de origen.