Vigilan en Sudáfrica nueva variante del coronavirus que muta “dos veces más rápido”

“A este nivel, no tenemos datos experimentales para confirmar cómo reacciona (la variante) en términos de sensibilidad a los anticuerpos”, explicó la investigadora Penny Moore.

Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (verde) muy infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (púrpura). Foto: NIAID
Micrografía electrónica de barrido coloreada de una célula apoptótica (verde) muy infectada con partículas del virus SARS-COV-2 (púrpura). Foto: NIAID
Agencia AFP

Científicos sudafricanos están vigilando una nueva variante del coronavirus que posee una tasa de mutación poco habitual y cuya frecuencia aumentó gradualmente en los últimos meses, informó, el lunes 30 de agosto, el Instituto Nacional de Enfermedades transmisibles de Sudáfrica (NICD, por sus siglas en inglés).

La variante, conocida con el nombre de C.1.2, fue señalada la semana pasada por la Plataforma de Investigación, Innovación y Secuenciación del Kwazulu Natal (Krisp) en un estudio aún no publicado.

Mientras que la mayoría de las infecciones por COVID-19 en Sudáfrica están siendo actualmente provocadas por la variante Delta, identificada por primera vez en la India, C.1.2 llamó la atención de los científicos, pues muta casi dos veces más rápido que las otras variantes del coronavirus ya observadas.

Hasta ahora C.1.2 fue detectada en todas las provincias sudafricanas, así como en otras partes del mundo, especialmente en China, Mauricio, Nueva Zelanda y Reino Unido.

No es, sin embargo, muy frecuente para ser clasificada ‘variante digna de interés’ o ‘variante preocupante’, como lo son los linajes Delta y Beta (aparecida en Sudáfrica en 2020), ambas muy contagiosas.

Los científicos del NICD aseguraron que C.1.2 no está “presente sino en bajos niveles” y que es muy temprano para determinar su evolución.

“A este nivel, no tenemos datos experimentales para confirmar cómo reacciona en términos de sensibilidad a los anticuerpos”, explicó Penny Moore, investigadora en el NICD.

Sudáfrica es el país más afectado del continente africano por la COVID-19, con 2,7 millones de casos registrados hasta ahora, de los cuales 81.830 personas fallecieron.