URGENTE - Luis Advíncula sufrió desgarro y se perdería el repechaje rumbo a Qatar

Estudio: esperaríamos unos 3.000 años para que otra civilización nos responda un mensaje

La humanidad ha estado enviando constantes mensajes de radio al espacio. Si algún día recibiésemos una respuesta comprobada, ¿cómo procederíamos como especie?

Recreación artística de un hipotético exoplaneta con luces artificiales en el lado nocturno. Foto: Sciworthy
Recreación artística de un hipotético exoplaneta con luces artificiales en el lado nocturno. Foto: Sciworthy
Agencia  Europa Press

Si una civilización tecnológica extraterrestre oyera alguna transmisión desde la Tierra, se necesitarían alrededor de 3.000 años para obtener una respuesta.

Este es el cálculo de los astrónomos de Harvard Amir Siraj y Abraham Loeb, que abordaron la cuestión —en un estudio publicado en arXiv— siguiendo el ejemplo del Principio de Copérnico, que establece que la humanidad y la Tierra son representativas de la norma (y no un valor atípico). Loeb ha lanzado recientemente una iniciativa para buscar tecnofirmas de civilizaciones en el espacio.

Siraj y Loeb se centraron en un aspecto particular de SETI, al que denominaron Búsqueda de Inteligencia de Respuesta Extraterrestre (SETRI). Con esto, se refieren a las inteligencias extraterrestres que estarían motivadas para enviar mensajes a la Tierra en respuesta a la detección de actividad tecnológica en nuestro planeta.

En resumen, ¿tiene la humanidad la posibilidad de escuchar alguna vez a una civilización en otro mundo antes de que la nuestra colapse o sea aniquilada por un desastre natural?

Como Siraj dijo a Universe Today por correo electrónico: ”Es importante estimar el tiempo de respuesta de las inteligencias de respuesta extraterrestres (ETRI), ya que dicha estimación informa la naturaleza de las búsquedas SETI efectivas, así como las implicaciones de una señal confirmada si alguna vez recibimos una. La pregunta que tratamos de responder en nuestro artículo es ¿cuándo podemos esperar que tenga lugar nuestra primera conversación cósmica? “.

De todas las posibles firmas tecnológicas que se han considerado hasta la fecha, las más probables y las más investigadas por los investigadores de SETI siguen siendo transmisiones de radio. De acuerdo con el principio copernicano, podemos asumir que las ETRI también están comprometidas en la búsqueda de signos de inteligencia distintos a los suyos.

También se puede suponer con seguridad que una civilización avanzada de otro mundo vería las señales de radio como una posible firma tecnológica y las estaría escuchando activamente. La primera transmisión de radio de largo alcance tuvo lugar en 1901, cuando el inventor italiano Guglielmo Marconi envió la primera transmisión transatlántica desde Cornualles, Inglaterra, a St. John’s, Terranova. Desde entonces, los humanos han estado enviando transmisiones de radio al espacio sin pensar en las consecuencias.

Esto significa que si hay una civilización a cien años luz de la Tierra con radiotelescopios sensibles, es posible que ya hayan escuchado de nosotros. En resumen, es posible que ya hayamos “iniciado una conversación” con una especie inteligente y solo estemos esperando una respuesta.

”Consideramos que la inteligencia extraterrestre puede comunicarse a través de la radiación electromagnética, ubicada en planetas similares a la Tierra que orbitan estrellas similares al Sol (también conocido como ‘la vida tal como la conocemos’). Además, consideramos las señales de radio (que a la velocidad de la luz), así como las sondas físicas, que viajarían más lentamente”, precisaron.

Las tecnologías de transmisión pueden extenderse más allá de las ondas de radio para incluir otros tipos de radiación electromagnética (EM), como láseres de microondas, rayos X, rayos gamma y más. Dado que la única limitación es la velocidad de la luz (casi 300.000 km/s en el vacío) continúa siendo la opción más rápida disponible. También significa que los humanos solo tendrían que esperar hasta el siglo XXII para recibir una transmisión de una civilización ubicada a cien años luz de distancia.

”Descubrimos que el hecho de que solo hemos existido como civilización tecnológica durante unos cien años significa que, en este momento, no deberíamos esperar recibir noticias de una civilización extraterrestre en respuesta a nuestras propias señales. En otras palabras, es extraordinariamente improbable que podamos iniciar una conversación cósmica”, resumió Siraj.