Norovirus, el patógeno resistente al alcohol que se propaga con rapidez en Inglaterra

Ciencia LR

Imagen de microscopio electrónico muestra partículas de norovirus aisladas de un paciente infectado. Foto: CDC
Imagen de microscopio electrónico muestra partículas de norovirus aisladas de un paciente infectado. Foto: CDC

Conocido como “el virus de los vómitos”, este patógeno tiene una estructura invulnerable al alcohol. Conoce todo lo que se sabe sobre esta infección.

Publicidad

El pasado viernes 16 de julio, la agencia de Salud Pública de Inglaterra (PHE) informó de un notable aumento de infecciones causadas por norovirus en dicho país.

De acuerdo con la entidad sanitaria, en las últimas cinco semanas (entre junio y julio) se han notificado 154 brotes, casi el triple de lo que se registraba en el mismo período de tiempo en los cinco años anteriores.

El patógeno se está propagando en todos los grupos de edad, pero sobre todo en las escuelas.

El norovirus, comúnmente conocido como el virus de los vómitos de invierno, ha estado en niveles más bajos de lo normal durante la pandemia debido a menores oportunidades de propagarse en la comunidad; pero a medida que las restricciones se han aliviado, hemos visto un aumento de casos en todos los grupos de edad”, dijo el profesor Saheer Gharbia, subdirector del Servicio Nacional de Infecciones de la PHE.

Síntomas de norovirus

Gharbia explica que la infección por norovirus se manifiesta con la aparición repentina de náuseas, vómitos violentos (”en forma de proyectil”) y diarrea. Asimismo, puede haber fiebre alta, dolor abdominal y dolor en las extremidades.

Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE. UU., las personas presentan síntomas entre 12 y 48 horas después de haber estado expuestas al norovirus.

“La mayoría de las personas que presentan enfermedad con infección por norovirus mejora en entre uno y tres días”, detallan los CDC.

“Si usted se enferma por norovirus, podría sentirse muy mal y vomitar o tener diarrea muchas veces al día. Esto puede provocar deshidratación, especialmente en los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con otras enfermedades”, añaden.

En EE. UU., cada año, el norovirus causa 20 millones de infecciones, 109.000 hospitalizaciones y 900 muertes. Los decesos se producen sobre todo en adultos de 65 años o más.

Como el virus de la COVID-19, el norovirus muta con facilidad, por lo que cada cierto tiempo aparece una nueva cepa y causa un 50% más infecciones, indican los CDC.

Transmisión

El norovirus es altamente contagioso, razón por la que se propagan con mucha facilidad y de formas diferentes.

Las personas pueden contraer el patógeno si accidentalmente le entran en la boca pequeñas partículas de heces o de vómito de una persona infectada. Esto puede ocurrir en los siguientes casos.

  • Consumo de alimentos o bebidas que están contaminadas con norovirus.
  • Tocar superficies u objetos contaminados con norovirus y luego llevar los dedos a la boca.
  • Contacto directo con alguien que está infectado con norovirus; por ejemplo, al cuidar al enfermo o compartir alimentos o utensilios para comer.

Una persona puede transmitir el virus 48 horas antes o después de los síntomas.

Los brotes de norovirus son más comunes en los meses de invierno. No obstante, la transmisión se ha disparado en Inglaterra en pleno verano boreal.

“La actividad de los norovirus ahora está aumentando y es posible que se observen aumentos inusuales o fuera de temporada en los próximos meses”, advirtió la PHE.

Un virus resistente

Los patógenos como los coronavirus poseen una envoltura viral que puede ser destruida por el alcohol. Los norovirus no poseen envoltura. En cambio, lo que protege su material genético es la cápside, una estructura que no puede ser penetrada por el alcohol.

Cápside del norovirus. El recuadro muestra en detalle las proteínas de esa estructura. Imagen: Dr. BVV Prasad

Por tanto, los geles y otros desinfectantes para manos a base de alcohol no eliminan los norovirus.

Lo que recomiendan los especialistas es lavarse las manos con agua y jabón, una práctica eficaz para destruir todo tipo de gérmenes.

Para la desinfección de superficies, se pueden aplicar otros métodos.

“Cuando una persona infectada vomita, las gotas contaminan las superficies circundantes. Se debe usar un limpiador doméstico a base de lejía o una combinación de lejía y agua caliente para desinfectar las zonas domésticas potencialmente contaminadas y los objetos de uso común, como inodoros, grifos, teléfonos, manijas de puertas y superficies de cocina”, recomienda la PHE.