Un solo árbol puede ayudar a enfriar una ciudad durante la noche, afirma estudio

“Las noches no son el respiro del calor que alguna vez tuvimos”, dijo el autor principal del estudio en Estados Unidos, tras mostrar preocupación por el cambio climático.

La sensación térmica varía cuando estamos bajo la sombra de un árbol; los científicos han brindado más detalles. Foto: difusión
La sensación térmica varía cuando estamos bajo la sombra de un árbol; los científicos han brindado más detalles. Foto: difusión
Ciencia LR

La extensión y la sombra proyectada por las copas de los árboles siempre son relacionadas a temperaturas más frías en entornos urbanos, pero hasta ahora no se habían analizado otros factores, como las horas del día en las que sucede esto, la variedad morfológica de las plantaciones o datos completos del clima.

Según un estudio publicado en la revista Environmental Research Letters y liderado por expertos de la American University, la Universidad de Maryland y el Portland State University, científicos de los Estados Unidos comprobaron que un solo árbol puede crear un microclima confortable en una ciudad, especialmente en horas de la noche.

Para escribir las conclusiones, el equipo de expertos usó 70.000 mediciones de temperatura del aire recolectadas por un automóvil que se dirigía por todo Washington DC durante el amanecer, la tarde y la noche de un caluroso día de verano.

De este modo, el científico ambiental Michael Alonzo, autor del artículo en línea, pide plantar más árboles en las zonas urbanas, aprovechando espacios libres, y no subestimar su capacidad de mitigar el calor.

En otro estudio del 2019, lanzado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, un equipo dirigido por Carly D. Ziter, de la Universidad de Wisconsin-Madison, había adelantado que la cantidad adecuada de cobertura de árboles en una zona reduce hasta en 5,5 °C las temperaturas diurnas de verano.

“Para obtener el máximo beneficio de este servicio de enfriamiento, el estudio encontró que la cobertura del dosel (capa superior de hojas) de los árboles debe exceder el 40%. En otras palabras, una imagen aérea de una sola manzana tendría que estar casi hasta la mitad cubierta por una frondosa red verde de ramas y hojas”, se aseguró en un comunicado de la universidad citada.

El estudio actual describe que un solo árbol de 15 metros proyecta una sombra de 14 metros por la tarde, pero al anochecer aumenta a 56 metros, lo que resalta el potencial de las plantaciones después de las puestas de sol, aunque sean pocos ejemplares.

“Las noches no son el respiro del calor que alguna vez tuvimos (...) Estos árboles distribuidos ayudan a la ciudad a refrescarse por la noche y eso es importante para la salud humana”, volvió a declarar Alonzo. Estas palabras deben tomarse seriamente por la creciente amenaza del cambio climático.