Computadora logra transformar las ondas cerebrales de un paralítico en palabras

El hombre que se sometió a esta tecnología utilizaba un gorro de beisbol con un puntero para marcar palabras en una pantalla, una práctica similar a la que hacía Stephen Hawking.

El neurocirujano Edward Chang, líder del desarrollo del dispositivo, viendo el monitor de una computadora que muestra escáneres cerebrales. Foto: AP
El neurocirujano Edward Chang, líder del desarrollo del dispositivo, viendo el monitor de una computadora que muestra escáneres cerebrales. Foto: AP
Ciencia LR

La tecnología para restaurar la capacidad de comunicarse en personas paralizadas que no pueden hablar tiene el potencial de mejorar la autonomía y la calidad de vida. Decodificar palabras y oraciones directamente de la actividad cortical cerebral de estos pacientes representaría un gran avance para las ciencias médicas, según un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine.

Edward F. Chang, neurocirujano de la Universidad de California en San Francisco, y sus colegas han presentado una investigación donde interpretaron las ondas cerebrales de un hombre con parálisis para convertirlas en palabras y así poder mejorar drásticamente su contacto social a través de una computadora.

Los expertos implantaron una matriz de múltiples electrodos en un hombre con anartria, o la pérdida de la capacidad de articular el habla, y cuadriparesia espástica, mal que afecta al movimiento de las cuatro extremidades, el torso y la cara.

“La mayoría de nosotros damos por sentado la facilidad con la que nos comunicamos a través del habla (...) Es emocionante pensar que estamos en el comienzo de un nuevo capítulo, un nuevo campo”, refirió Chang.

El individuo del experimento utilizó una gorra de beisbol con un puntero adjunto para mover un poco la cabeza y marcar palabras o letras en una computadora, tecnología similar a la usada en vida por el astrofísico británico Stephen Hawking con el ordenador de Intel, desde 1997.

El sujeto de 30 años había sufrido un derrame cerebral, con posterior pérdida del habla y parálisis, y se ofreció como voluntario de este mismo proyecto. Gracias a un medio informático se decodificó una tasa media de 15,2 palabras por minuto.

En 48 sesiones se identificaron 22 horas de actividad cortical mientras el participante intentaba decir palabras individuales de un conjunto de vocabulario de 50.

Conforme con el análisis, el participante intentó responder a preguntas como “¿cómo estás hoy?” o “¿tiene sed?”, con las construcciones gramaticales “soy muy bueno” o “no, no tengo sed”, todo ello traducido a texto.

David Moses, ingeniero del laboratorio de Chang, dijo que las palabras del individuo con parálisis demoraban en aparecer en la pantalla entre tres y cuatro segundos. “Eso no es tan rápido como hablar, pero es más rápido que dar una respuesta”, agregó.