COVID-19: ansiedad persiste en el 20% de personas pese a alivio de restricciones sociales

Según un estudio del Reino Unido, se informó que el 25% de las personas siguen demasiado alertas ante cualquier probable síntoma de la COVID-19 en las calles.

Las personas que habían perdido a un familiar a causa de COVID-19 tenían más probabilidades de mostrar niveles más altos de ansiedad, según el estudio. Foto: Andina / EsSalud
Las personas que habían perdido a un familiar a causa de COVID-19 tenían más probabilidades de mostrar niveles más altos de ansiedad, según el estudio. Foto: Andina / EsSalud
Ciencia LR

Un equipo de investigación del Reino Unido, liderado por expertos del Departamento de Psicología en la Universidad de Kingston y la Facultad de Ciencias Aplicadas en la London South Bank University, informó que el síndrome de ansiedad persiste en una de cada cinco personas (20%), a pesar de que el Gobierno anunció que continuará eliminando algunas restricciones sociales por la COVID-19 desde el lunes 19 de julio.

La ansiedad, en el contexto de esta pandemia, es un problema de salud mental relacionado a sentimientos de preocupación, amenazas constantes, control excesivo de las circunstancias, recelo a salir a espacios públicos, miedo a infectarse con el coronavirus, entre otros puntos.

Ana V. Nikčević y Marcantonio M. Spada son los firmantes de este nuevo artículo científico publicado en la revista Investigación en psiquiatría.

Al principio, el equipo había encuestado a 286 personas en el Reino Unido durante el mes de febrero, en cuyos casos no se difiere significativamente de los resultados actuales, los cuales se obtuvieron haciendo preguntas a 975 participantes mediante el mismo método.

Los hallazgos calificados como clave son los siguientes: el 40% de los encuestados actuales dijeron tener miedo de tocar cosas en espacios públicos por temor al contagio por coronavirus; el 30% evitaba subir a un transporte público; el 23% no deseaba salir a sitios públicos; y el 25% se mantuvo en estado de alerta ante posibles síntomas del virus en otras personas cercanas.

“Nuestra investigación sugiere que una minoría significativa sigue muy concentrada en evitar la amenaza de infección, lo que dificultará el regreso a la vida diaria normal. Necesitarán apoyo para volver a la normalidad”, expresó Nikčević, profesora de Psicología y autora del documento.

Precisamente, fueron Nikčević y Spada quienes identificaron por primera vez el concepto de la ansiedad COVID-19 en abril de 2020.

El profesor Spada insistió en que para algunas personas es difícil reencontrarse con sus hábitos de antes del desastre sanitario y desvincularse de las experiencias negativas.

“Nuestros nuevos hallazgos muestran cuán vital es que las personas afectadas por el síndrome de ansiedad COVID-19 reciban apoyo. Trazar cómo haremos esto se convertirá en una prioridad para los proveedores de servicios de salud mental”, agregó el segundo autor del artículo en línea.