Abimael Guzmán - Crónica sobre el proceso de identificación y cremación de los restos del cabecilla terrorista
Selección peruana - La lista de convocados de Ricardo Gareca para la próxima fecha triple de las Eliminatorias

Gatos corren más riesgo de contagiarse de COVID-19 que los perros, sugiere estudio

A diferencia de los perros, la cantidad de tiempo compartido y el tipo de contacto sería un factor relevante en los gatos.

La biología de la gatos es uno de los factores que los hace susceptibles al contagio de la COVID-19. Foto: AFP
La biología de la gatos es uno de los factores que los hace susceptibles al contagio de la COVID-19. Foto: AFP
Ciencia LR

Una investigación confirmó que las personas contagiadas con la COVID-19 pueden transmitir la enfermedad a sus mascotas. Sin embargo, marcó una diferencia entre el riesgo de susceptibilidad.

De acuerdo con los resultados, presentados en el 31 Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID-2021), celebrado por videoconferencia, los gatos son más propensos a contagiarse del SARS-CoV-2. Puntualmente, aquellos que pasan más tiempo con sus dueños y duermen en la cama con un enfermo de coronavirus.

“Si una persona se contagió de la COVID-19, existe una alta probabilidad de que lo transmitirá a su mascota. Los gatos —sobre todo los que suelen dormir en la cama con su amo— se exponen a un riesgo adicional”, declaró la coautora de la investigación Dorothee Bienzle, profesora de Patología Veterinaria de la Universidad de Guelph en Ontario (Canadá).

Para llegar a esta conclusión, Bienzle y sus colegas estudiaron tanto a gatos como perros de personas contagiadas con COVID-19. En total, fueron 48 gatos y 54 perros de 77 hogares.

Cada dueño fue evaluado sobre la forma en cómo interactuó con su mascota, si la acariciaba o la besaba. Incluso, si le permitía sentarse en su regazo o dormir en su cama. Otras preguntas incluyeron los síntomas de sus animales durante el proceso de COVID-19 y si estos se habían contagiado o no.

Además de este grupo, los investigadores también analizaron 75 perros y gatos de un refugio de animales y otros 75 gatos callejeros que habían sido atendidos en una clínica veterinaria de bajo costo para detectar anticuerpos.

Los resultados determinaron que la cantidad de tiempo que un dueño pasaba con su perro y el tipo de contacto que tuvo con él no aumentaba el riesgo de contagio en el animal. En tanto, en los gatos sucedía lo contrario.

Los autores explican que esto se debe a la biología de los gatos, lo cual incluye sus receptores virales. Asimismo, estos animales suelen dormir cerca de la cara de sus dueños, lo que aumenta su exposición al virus.

Bienzle recomendó a los pacientes de COVID-19 mantener a sus gatos lejos del dormitorio y reducir al máximo los contactos.

Recordó que los animales no representan de momento un peligro, debido a que la transmisión solo es de personas a mascotas y no se ha demostrado una transmisión inversa. No obstante, “no se puede descartar por completo la posibilidad”.