VIRUELA DEL MONO - ¿Qué se sabe sobre el virus tras detectarse el primer caso en Perú? PARO DE TRANSPORTISTAS - Sigue las últimas noticias de la movilización que inicia hoy 27 de junio

Lo que se sabe del ‘megacometa’ que ha entrado en nuestro sistema solar

Al principio se pensó que era un planeta diminuto, pero es “el cometa más grande jamás visto”. Ya pasó por Urano y continúa acercándose a la Tierra.

Ilustración del cometa Bernardinelli-Bernstein. Imagen: National Science Foundation
Ilustración del cometa Bernardinelli-Bernstein. Imagen: National Science Foundation
Ciencia LR

Un objeto descubierto mientras se adentraba en nuestro sistema solar es tan colosal que los expertos pensaban en un principio que podría ser un planeta enano. Ahora, nuevas imágenes confirman que es un cometa, el más grande jamás registrado. Un ‘megacometa’.

El cuerpo celeste quedó al descubierto en el análisis de seis años de datos de la encuesta astronómica Dark Energy Survey. Se estima que es unas 1.000 veces más masivo que un cometa típico. Asimismo, tiene una órbita extremadamente alargada: viaja durante millones de años entre el sistema solar y una región llamada nube de Oort.

Pedro Bernardinelli y Gary Bernstein, de la Universidad de Pensilvania, encontraron el objeto (designado inicialmente como 2014 UN271) escondido entre los datos recopilados por el Telescopio Víctor M. Blanco en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo, en Chile.

Un cometa descomunal

Los cometas son cuerpos helados que se evaporan a medida que se acercan al calor del Sol. Por tanto, desarrollan una nube o coma a su alrededor. Por otra parte, la presión de la luz solar y el viento solar ‘soplan’ los materiales de la coma y forman una cola larga y, a veces, brillante.

Las imágenes del objeto Bernardinelli-Bernstein —ahora llamado así en honor a sus descubridores— captadas entre 2014 y 2018 no mostraron una cola de cometa típica, pero un día después del anuncio de su descubrimiento a través del Minor Planet Center, un equipo de astrónomos utilizó la red del Observatorio Las Cumbres para tomar imágenes nuevas del cuerpo celeste, las cuales revelaron una coma creciente en los últimos tres años. Así se convirtió oficialmente en un cometa.

Cometa NEOWISE. Crédito: Hubble / NASA /ESA.

El descomunal cometa tiene entre 100 y 200 kilómetros de diámetro, unas 10 veces el tamaño de la mayoría de los cometas. Es una reliquia helada arrojada fuera del sistema solar por la gravedad de los planetas gigantes hace más de 4.500 millones de años. Es bastante diferente a cualquier otro cometa visto antes y el cálculo de su enorme tamaño se basa en la cantidad de luz solar que refleja, explica la National Science Foundation en un comunicado.

Un viaje de millones de años

Su actual viaje hacia el interior comenzó a una distancia de más de 40.000 unidades astronómicas (au) del Sol; en otras palabras, 40.000 veces más lejos del Sol que la Tierra, o 6 billones de kilómetros de distancia. A modo de comparación, Plutón está a 39 au de la estrella.

Esto significa que el cometa Bernardinelli-Bernstein se originó en la nube de Oort, una región poblada por objetos helados que rodea el sistema solar.

Nunca antes se había detectado tan lejos un cometa que se dirige a nuestro vecindario cósmico.

El gigantesco cometa está actualmente mucho más cerca del Sol. Fue visto por primera vez por DES en 2014 a una distancia de 29 au (4.000 millones de kilómetros, aproximadamente la distancia de Neptuno), y en junio de 2021 estaba a 20 au (3.000 millones de kilómetros, la distancia de Urano).

La órbita del cometa es perpendicular al plano del sistema solar y alcanzará su punto más cercano al Sol (conocido como perihelio) en 2031, cuando esté a 11 au de la estrella (y un poco más cerca de la Tierra), casi la misma distancia que hay desde la órbita de Saturno. Después de eso, tomará su largo camino de regreso a la nube de Oort.

Posición y órbita del cometa Bernardinelli-Bernstein (línea blanca). Vista desde arriba y paralela al plano del sistema solar, a la izquierda y derecha respectivamente. Imagen: JPL/ NASA

A pesar del tamaño del cometa, actualmente se predice que los observadores del cielo requerirán un gran telescopio amateur para verlo, incluso en su punto más brillante.

“Tenemos el privilegio de haber descubierto quizás el cometa más grande jamás visto, o al menos más grande que cualquier otro bien estudiado, y haberlo detectado lo suficientemente temprano como para que la gente lo vea evolucionar a medida que se acerca y se calienta”, dijo Gary Bernstein. “No ha visitado el sistema solar en más de 3 millones de años”.