Infección previa de COVID-19 no necesariamente da inmunidad contra variantes Alfa y Beta

Ciencia LR

La OMS ha identificado cuatro variantes de preocupación: Alfa (B.1.1.7), Beta (B.1.351), Gamma (P.1) y Delta. Foto: Universidad de Liverpool
La OMS ha identificado cuatro variantes de preocupación: Alfa (B.1.1.7), Beta (B.1.351), Gamma (P.1) y Delta. Foto: Universidad de Liverpool

La mejor forma de hacerle frente al coronavirus es recibir las dosis requeridas de vacunación, que otorgan mejores respuestas inmunitarias que una reinfección, según estudio.

Publicidad

Un amplio equipo de investigación de la Universidad de Oxford, otras instituciones internacionales de estudios superiores y el Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido advirtieron que las infecciones previas de COVID-19 no siempre nos protegen a largo plazo de volvernos a contagiar si tomamos en cuenta a las nuevas variantes de preocupación, como la Alfa y la Beta (británica y sudafricana, respectivamente).

El estudio preliminar ha sido subido a la plataforma web de medRxiv.

Según se describe en el artículo científico, los responsables del estudio llamado “Inmunidad protectora de las células T al COVID-19 en los trabajadores de la salud” (PITCH) examinaron a 78 trabajadores de salud del Reino Unido.

El periodo revisado se extendió entre abril y junio de 2020. De la misma forma, se incluyó tanto a los trabajadores con enfermedad sintomática y a los asintomáticos. Ellos ya habían sido identificados mediante pruebas PCR y se rastreó sus respuestas de las células B (centro del sistema inmunitario adaptativo humoral) y T (matan patógenos invasores) del virus, durante cinco o seis veces en seis meses, todo esto antes de recibir las vacunas.

A través de un enfoque de aprendizaje automático denominado SIMON, los investigadores encontraron una firma inmune temprana, la cual permanece detectable tras un mes de la infección por COVID-19, que predice la efectividad de los anticuerpos a seis meses de haber contraído el coronavirus.

La mayoría de personas que produjeron una respuesta inmune calificada como débil no tuvieron anticuerpos neutralizantes contra las variantes Alfa y Beta.

A seis meses de la manifestación del virus, el 26% de los sintomáticos tenía respuestas inmunitarias; por el contrario, el 92% de asintomáticos no obtuvieron esta particularidad, a partir del mismo periodo mencionado. Sosteniéndose en este motivo, los especialistas piden continuar la asistencia a los módulos de vacunación para evadir una reinfección.

Las vacunas nos otorgan la facultad de generar mejores respuestas inmunitarias que las infecciones naturales, dijo el grupo de firmantes. Los investigadores seguirán invirtiendo su tiempo en informarse sobre la protección contra la COVID-19 en entornos del mundo real.