TOKIO 2021 - Los momentos más destacados de la inauguración de los Juegos Olímpicos

Los humanos evolucionan ahora más rápido que nunca, afirma estudio

Ciencia LR

Estudio determina que la influencia cultural impulsa una evolución más rápida que la genética. Foto: referencial/difusión
Estudio determina que la influencia cultural impulsa una evolución más rápida que la genética. Foto: referencial/difusión

Los cambios genéticos relacionados a la evolución humana habrían quedado en un segundo plano por un factor social que trasciende más allá de la biología.

Publicidad

Un equipo de investigadores de la Universidad de Maine (Estados Unidos), conformado por los expertos Timothy M. Waring y Zachary T. Wood, ha argumentado que la evolución humana está dirigida por la cultura y sus comportamientos aprendidos; así dejan atrás a las mutaciones genéticas, como históricamente los científicos lo expusieron.

Todos los detalles de esta revelación se pueden leer a través de la revista Proceedings of the Royal Society B.

“La cultura, compuesta de información transmitida socialmente, incluido el idioma, las creencias, las normas, las instituciones y la tecnología, tiene un gran impacto en la forma en que las personas sobreviven y se adaptan a un entorno determinado”, aseguran los firmantes del artículo dentro del capítulo 2. En otras palabras, la evolución cultural ofrece el potencial de transformar la vida humana con una influencia incalculable.

El coautor del estudio, Zachary T. Wood, investigador postdoctoral de la Facultad de Biología y Ecología de la mencionada casa de estudios, puso como ejemplo a la aparición de un virus para explicar las observaciones. Una opción es volverse inmune gracias a la evolución genética; sin embargo, también es posible, mediante la cultura humana, mejorar el sistema inmunológico con vacunas diseñadas en laboratorios.

Bajo una perspectiva complementaria, Timothy Waring, profesor asociado de modelado de sistemas socioecológicos, analizó el caso de la tolerancia a la lactosa. Según él, beber leche de vaca representó un rasgo cultural que impulsó una evolución en la humanidad.

Un grupo amplio de individuos comparte experiencias hablando, escuchándose, leyéndose. De esta forma, se transmiten conocimientos que serán imitados más adelante, aprendiendo variantes entre sí; por lo tanto, el cambio cultural se uniría al cambio biológico.

En un periodo determinado del pasado, los comportamientos habrían dictado el control del ADN, de acuerdo con los autores del estudio.

La herencia, al contrario de la cultura, se limita a la información genética de dos padres para concebir a un ser vivo.

“A muy largo plazo, sugerimos que los humanos están evolucionando de organismos genéticos individuales a grupos culturales que funcionan como superorganismos, similares a colonias de hormigas y colmenas”, dijo Waring.