Astrónomos detectan un “objeto oscuro, grande y alargado” en nuestra galaxia

Ciencia LR

Observaciones de telescopio muestran cómo la estrella VVV-WIT-08 se desvanece. Foto: ESO
Observaciones de telescopio muestran cómo la estrella VVV-WIT-08 se desvanece. Foto: ESO

El misterioso objeto, 50 veces más grande que el Sol, fue detectado cuando pasaba por delante de una estrella en el centro de la Vía Láctea.

Un equipo internacional de astrónomos ha detectado un objeto desconocido que ocultó a una gigantesca estrella en el centro de la Vía Láctea, a 25.000 años luz de distancia.

Observaciones de telescopio revelaron que la estrella, 100 veces más grande que el Sol, se oscureció en un 97% y luego volvió a su brillo normal. Todo sucedió en cuestión de meses.

El descubrimiento fue dirigido por el doctor Leigh Smith del Instituto de Astronomía de Cambridge, en colaboración con científicos de otras universidades de Reino Unido, Polonia y Chile.

“Es sorprendente que acabamos de observar un objeto oscuro, grande y alargado que pasa entre nosotros y la estrella distante, y solo podemos especular sobre su origen”, dijo Sergey Koposov de la Universidad de Edimburgo, coautor del estudio publicado en los Avisos Mensuales de la Real Sociedad Astronómica.

Dado que la estrella está ubicada en una región densa de la Vía Láctea, los investigadores consideraron si algún objeto oscuro desconocido podría simplemente haberse desplazado frente a ella por casualidad. Sin embargo, las simulaciones mostraron que tendría que haber una cantidad increíblemente grande de cuerpos oscuros flotando alrededor de la galaxia para que este escenario sea probable.

Por tanto, sospechan que la estrella es eclipsada cada cierto tiempo por un compañero desconocido. Este objeto, que puede ser una estrella o un planeta, debería estar rodeado por un disco de polvo al menos 50 veces más grande que el Sol, lo suficientemente grande para que haga desaparecer al gigantesco astro en el cielo.

Impresión artística de la estrella gigante mientras es ocultada por el objeto oscuro. Imagen: Amanda Smith

La estrella fue hallada por VVV (VISTA Variables in the Via Lactea survey), un proyecto que utiliza el telescopio VISTA construido por los británicos en Chile y operado por el Observatorio Europeo Austral, que ha estado observando las mismas 1.000 millones de estrellas durante casi una década para buscar ejemplos con brillo variable en la parte infrarroja del espectro.

“No sé cómo se formaron estos gigantes parpadeantes. Es emocionante ver tales descubrimientos de VVV después de tantos años planificando y recopilando datos”, dijo el colíder del proyecto, Philip Lucas, de la Universidad de Hertfordshire.

Cuando los científicos hallan estrellas variables que no encajan en ninguna categoría establecida, las llaman objetos WIT, siglas de ‘what is this?’ (¿qué es esto?). El astro recién descubierto lleva el nombre de VVV-WIT-08.

No es el primer caso de un astro parpadeante. La estrella gigante Epsilon Aurigae es eclipsada en parte por un enorme disco de polvo cada 27 años, pero solo se atenúa en aproximadamente un 50%. Un segundo ejemplo, TYC 2505-672-1, se encontró hace unos años y es eclipsada por el disco de su estrella compañera cada 69 años.

No está claro cuándo volverá a atenuarse VVV-WIT-08, pero los astrónomos estiman que sucederá en los próximos 20 a 200 años.

El equipo con sede en el Reino Unido también ha encontrado dos de estos peculiares cuerpos celestes además de VVV-WIT-08, lo que sugiere que pueden ser una nueva clase de estrellas “gigantes parpadeantes” que deben ser investigadas.

“Ciertamente hay más por encontrar, pero el desafío ahora es descubrir cuáles son los compañeros ocultos y cómo llegaron a estar rodeados de discos, a pesar de orbitar tan lejos de la estrella gigante”, dijo Smith. “Al hacerlo, podríamos aprender algo nuevo sobre cómo evolucionan este tipo de sistemas”.