La COVID-19 reduce el volumen de materia gris en el cerebro, según estudio

Una alteración en la materia gris del cerebro puede afectar el correcto funcionamiento de las neuronas.

La materia gris del cerebro es vital para procesar información en el cerebro. Foto: EFE.
La materia gris del cerebro es vital para procesar información en el cerebro. Foto: EFE.
Ciencia LR

Una reciente investigación descubrió que los pacientes con COVID-19 que han sido tratados con oxigenoterapia y presentaron fiebre muestran una reducción del volumen de materia gris en la red frontal-temporal del cerebro. La publicación, disponible en la revista Neurobiology of Stress, fue dirigida por especialistas de la Universidad Estatal de Georgia y el Instituto de Tecnología de Georgia, en Estados Unidos.

Según dichos resultados, un menor volumen de la materia gris en esta región del cerebro está vinculado a una discapacidad más severa en los afectados por coronavirus. Incluso, si los pacientes han sido dados de alta seis meses después.

Otros estudios han analizado el efecto del coronavirus sobre el cerebro y han evidenciado que es probable que no afecte directamente al órgano. Sin embargo, sí puede hacerlo de forma secundaria a la red frontal-temporal.

“Los resultados sugieren que la COVID-19 puede afectar la red frontal-temporal de manera secundaria a través de la fiebre o la falta de oxígeno (hipoxia)”, escriben los autores.

Para la investigación se emplearon tomografías computarizadas de 120 pacientes neurológicos. De estos, 58 pertenecían a pacientes que padecían COVID-19 grave y 62 que estaban sanos. Todos fueron clasificados por edad, género y enfermedad.

Los análisis arrojaron “anomalías en las imágenes cerebrales” que surgieron como resultado de la enfermedad. Asimismo, se reveló que los pacientes con niveles más altos de discapacidad tenían un menor volumen de materia gris en las regiones frontales del cerebro.

En ese sentido, los autores consideran que las complicaciones neurológicas de lo pacientes con COVID-19 pueden estar relacionadas con un menor volumen de materia gris en la región frontal del cerebro.

“Cada vez se documentan más complicaciones neurológicas en los pacientes con COVID-19. También se ha demostrado que la reducción de la materia gris está presente en otros trastornos del estado de ánimo, como la esquizofrenia”, refirió uno de los investigadores, Vince Calhoun.

Tras estos resultados, los investigadores creen que podrían ser usados como un biomarcador para diagnosticar la enfermedad provocada por el SARS-CoV-2 y evaluar opciones de tratamiento.