Muertes por COVID-19 serían mucho mayores a las registradas en informes oficiales

Ciencia LR

Personal médico traslada en camilla a una paciente con COVID-19 en el Hospital del Bicentenario de Esteban Echeverria en Buenos Aires, Argentina. Foto: referencial/EFE
Personal médico traslada en camilla a una paciente con COVID-19 en el Hospital del Bicentenario de Esteban Echeverria en Buenos Aires, Argentina. Foto: referencial/EFE

Estudio de la Universidad de Washington contó los fallecimientos reportados en el mundo semana a semana y sugiere que las cifras ofrecidas por los Gobiernos no encajan.

En líneas generales, los personales médicos concuerdan en que la cifra de muertos a nivel mundial por la pandemia de coronavirus no representa la realidad por diversos factores a tomar en cuenta. Hay muchas víctimas de la COVID-19 sin haber sido agregadas a los datos gubernamentales por falta de cobertura o confusión en el diagnóstico.

Un equipo de investigadores provenientes del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (Estados Unidos), a propósito de esas dudas, ha expuesto mediante un análisis “país por país” que la cantidad de muertos por COVID-19 es mucho mayor a las informadas en vías oficiales. El comunicado donde se alojan los hallazgos puede ser leído en la web del IHME.

“Nuestro enfoque para estimar la tasa de mortalidad total de COVID-19 se basa en la medición de la tasa de mortalidad en exceso durante la pandemia, semana a semana, en comparación con lo que se hubiera esperado en función de las tendencias y la estacionalidad pasadas. Sin embargo, la tasa de muerte en exceso no es igual a la tasa de muerte total de COVID-19″, se detalló en el documento.

Allí se adjuntó una lista con 254 fuentes de decesos relacionados con la enfermedad.

De inmediato, explicaron los seis factores de mortalidad que revisaron para un análisis optimizado:

  • La tasa total de mortalidad por COVID-19, es decir, todas las muertes directamente relacionadas con la infección
  • Muerte por retraso de atención médica oportuna
  • Aumento de trastornos de salud mental y mayor consumo de alcohol
  • Reducción de accidentes mortales debido al aislamiento social
  • Reducción de transmisión de otros virus gracias a los protocolos actuales
  • Reducción de decesos en personas con enfermedades crónicas que terminaron perdiendo la vida por la pandemia de coronavirus y no por su condición previa.

Al examinar los resultados, los investigadores observaron que había excesos marcados con respecto a las muertes oficiales y sus propios cálculos. Poniendo como ejemplo a Egipto, solo se habían registrado 13.000 fallecimientos, cuando los datos recabados por los expertos señalaban 170.000.

Por otro lado, en Rusia, la cifra de muertes rondaba las 100.000, pero el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud estableció una cantidad aproximadamente seis veces mayor. En el caso de los Estados Unidos, no habrían muerto medio millón de personas, sino 905,289.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al 6 de mayo, el número de muertos en todo el globo terráqueo ascendía a 3,25 millones. Con esta indagación, dicha cifra sería puesta en tela de juicio.