Qué tan peligrosas son las mutaciones de la variante india del coronavirus

Renzo Gonzales

Modelo tridimensional del SARS-CoV-2, el virus de la COVID-19. Imagen: Visual Science
Modelo tridimensional del SARS-CoV-2, el virus de la COVID-19. Imagen: Visual Science

Se sabía muy poco de esta versión del virus que ya se detectó en Sudamérica. Ahora, los científicos comienzan a descubrir su capacidad de transmisión y resistencia a la inmunidad humana.

Publicidad

Una variante del coronavirus detectada por primera vez en India circula ahora en al menos 19 países de distintos continentes. Este lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que dicha versión del virus de la COVID-19 es ahora “de preocupación mundial”.

B.1.617, llamada también “variante india”, es considerada uno de los factores que impulsó la catastrófica segunda ola de la enfermedad en ese país, que en los últimos días reporta alrededor de 400.000 nuevos casos y 4.000 muertes y se mantiene como epicentro de la pandemia.

Las otras tres variantes clasificadas como “preocupantes” (las de Reino Unido, Brasil y Sudáfrica) poseen mutaciones que las hacen ser más contagiosas o resistentes a la inmunidad adquirida por la infección previa o la vacunación. La B.1.617 se perfila como una amenaza similar.

Las mutaciones de la ‘variante india’

Las mutaciones se producen en el genoma del virus y resultan en cambios de aminoácidos, las piezas que forman sus proteínas. Por tanto, pueden alterar su estructura y funcionamiento.

B.1.617 presenta un total de 13 mutaciones. Las que más preocupan son tres que afectan la proteína espícula, aquella que el coronavirus usa para entrar en las células humanas.

Una de ellas es L452R. Significa que el virus ha sustituido un aminoácido leucina —L— por una arginina —R— en la región 452 de la proteína. Esta mutación ya apareció en una variante detectada en California y, según un estudio, volvió a esta versión del virus un 20% más contagiosa, aumentó su capacidad de replicación y le permitió evadir algunos anticuerpos de los recuperados.

Otra de las mutaciones preocupantes, la E484Q, afecta el mismo sitio de la proteína espícula que la mutación E484K, responsable de que las variantes de Sudáfrica y Brasil atraviesen parte de la inmunidad adquirida por la infección o la vacunación.

La tercera mutación inquietante es P681R, que tiene el potencial de mejorar el proceso de entrada del virus en la célula y, por ende, incrementar su transmisibilidad. Este cambio aparece en la misma zona de la proteína que la mutación P681H, detectada en la variante de Reino Unido.

¿Más contagiosa y resistente?

Un estudio preliminar publicado el 9 de mayo muestra que L452R y E484Q le otorgan a la variante de India cierta resistencia a los anticuerpos generados por la vacuna de Pfizer, aunque esta resistencia fue la misma cuando las mutaciones estaban solas o juntas. En tanto, los investigadores determinaron que P681R le permite a esta versión del coronavirus infectar una mayor cantidad de células y, tal como se había predicho, volverla más contagiosa.

La variante o linaje B.1.617 tiene tres sublinajes: B.1.617.1, B.1.617.2 y B.1.617.3. El segundo de estos, que no tiene la mutación E484Q, es el que se está expandiendo más rápidamente en Reino Unido, cuyas autoridades ya la consideran tan contagiosa como su variante local B.1.1.7.

La OMS indica que la información disponible muestra indicios de que todo el linaje B.1.617 es más contagioso y resistente a la inmunidad, pero aclara que aún queda por delante mucha investigación, no solo en estudios de laboratorio, sino también en cuanto a su impacto epidemiológico.