Enseñan a las abejas a oler e identificar COVID-19 en segundos

Ciencia LR

Un total de 150 abejas, a través de análisis en laboratorio, aprendieron a identificar la COVID-19 con una técnica efectiva. Foto: Universidad de Wageningen / Wikipedia
Un total de 150 abejas, a través de análisis en laboratorio, aprendieron a identificar la COVID-19 con una técnica efectiva. Foto: Universidad de Wageningen / Wikipedia

Los científicos ofrecen golosinas a las abejas cuando detectan COVID-19; no obstante, si las muestras alcanzadas no están infectadas, no reciben recompensas.

Publicidad

Las empresas InsectSense y Wageningen Bioveterinary Research, según un comunicado de la Universidad de Wageningen en los Países Bajos, han entrenado a más de 150 abejas en un laboratorio de bioseguridad para que extiendan su lengua en escasos segundos cuando huelan el coronavirus.

En dicho documento científico se explica que la COVID-19, así como otras enfermedades, provoca cambios en el metabolismo del cuerpo humano, por lo que se percibe un olor distintivo. Las abejas pueden detectar compuestos orgánicos que se convierten en vapores o gases con una sensibilidad de partes por billón.

Mediante un modelo de estímulo-respuesta, conocido como el acondicionamiento de Pavlov, cada vez que las abejas eran expuestas a muestras infectadas de coronavirus, recibían de recompensa agua azucarada.

Una abeja sometiéndose al condicionamiento de Pavlov. Foto: Universidad de Wageningen

Las muestras utilizadas pertenecían a visones sanos o infectados con SARS-CoV-2. “Varias abejas indicaron muy buenos resultados y pudieron distinguir las muestras infectadas de las de animales sanos con un número muy bajo de falsos positivos y falsos negativos”, se apuntó en el comunicado.

Asimismo, los investigadores han probado esta estrategia en perros. El 23 de julio de 2020, en la revista BMC Infectious Diseases se publicó un estudio de la University of Veterinary Medicine Hannover (Alemania), cuyas conclusiones fueron que los canes podían identificar COVID-19 positivo en una tasa promedio general del 94%.

“Se entrenaron ocho perros de detección durante una semana para detectar saliva o secreciones traqueobronquiales de pacientes infectados con SARS-CoV-2 en un estudio controlado, doble ciego y aleatorizado”, describieron los firmantes en el apartado de Método.

Dentro de un artículo de Nature, el neurólogo veterinario Holger Volk había acotado el 23 de noviembre de 2020: “Nadie dice que puedan reemplazar una máquina de PCR (proteína C reactiva que aumenta sus niveles en respuesta a una inflamación), pero podrían ser muy prometedores”.

“Los científicos involucrados en los esfuerzos sugieren que los caninos podrían ayudar a controlar la pandemia porque pueden examinar a cientos de personas por hora en lugares concurridos como aeropuertos o estadios deportivos, y son más baratos de ejecutar que los métodos de prueba convencionales”, añadió.