EN VIVO - Alianza Lima vs. Cantolao: sigue las incidencias del partido por la Liga 1

El coronavirus es capaz de permanecer más de seis meses en la nariz

Ciencia LR

Imagen de microscopio electrónico que muestra al SARS-CoV-2 aislado de un paciente en EE. UU. Foto: NIAID
Imagen de microscopio electrónico que muestra al SARS-CoV-2 aislado de un paciente en EE. UU. Foto: NIAID

Un estudio internacional dice que la presencia del coronavirus en la mucosa explica la persistencia de la pérdida total del olfato cuando en otros tejidos ya no hay infección.

Publicidad

El Instituto Pasteur de París (Francia), mediante una reciente investigación colgada en la plataforma digital de la revista Science Translational Medicine, ha determinado que el SARS-CoV-2 tiene la capacidad de infectar a la mucosa olfativa y permanecer en esa membrana durante al menos seis meses; motivo por el cual la anosmia —pérdida parcial o total del sentido del olfato— sigue afectando a los pacientes que ya están recuperados.

Según descripciones de un estudio del Hospital Guy’s de Londres (Inglaterra), la alteración del olfato es una reacción adversa que la mayoría de pacientes supera, pero la mitad de ellos demora un periodo más largo en volver a su estado normal.

Aunque la fisiopatología (análisis de una enfermedad) de los trastornos neurológicos ocasionados por la COVID-19 aún no están bien definidos, de la disfunción olfativa se puede decir que es común entre pacientes con síntomas leves. Esto fue explicado por los investigadores luego de hacer observaciones virológicas, moleculares y celulares en siete personas infectadas de coronavirus que presentaban pérdida de olfato y otras cuatro con anosmia larga, cuya duración fluctuaba entre 110 y 196 días.

Además, las indagaciones tuvieron un respaldo con experimentos en hámsteres sirios dorados para comprender cómo el coronavirus se afianza al cerebro.

El artículo científico sugiere que en el neuroepitelio olfatorio, el 1,25% de la mucosa nasal, el SARS-CoV-2 se acentúa. Sumado a ello, la membrana mencionada es una vía de entrada del coronavirus al sistema nervioso central, comprobó el equipo de firmantes.

Otro dato a tomar en cuenta es que todos los pacientes que tenían el virus en la mucosa del olfato, a meses de haber contraído el contagio, dieron negativo en la prueba PCR.

Se necesitan estudios complementarios con el objetivo de aclarar si, en efecto, llevar al virus en esa zona de la nariz puede infectar de COVID-19 a otra persona o, de lo contrario, no hay peligro alguno.