ALERTA - Castillo superó a Fujimori al 100% de actas contabilizadas por ONPE

Desastre masivo: ¿cuáles son las claves del contagio de COVID-19 en India?

Ciencia LR

Crematorios al aire libre en la India por contagios desbordados de COVID-19. Foto: AFP
Crematorios al aire libre en la India por contagios desbordados de COVID-19. Foto: AFP

La cantidad de infecciones diarias por el coronavirus ha doblegado al sistema de salud de la India. A merced de la superpoblación, el país asiático sigue en pie de lucha.

El primer ministro indio, Narendra Modi, declaró a inicios de 2021 que su país había derrotado a la pandemia. Según informó National Geographic, este 29 de abril, el político se apoyó en un “modelo matemático” que predijo el alcance de una inmunidad de grupo; sin embargo, aquel método científico contenía resultados tendenciosos y menospreciaba variables.

A fines de abril e inicios de este mes, la situación se tornaba descontrolada debido a los picos de contagio con más de 300.000 casos diarios. Incluso, este sábado 1 de mayo, la barrera de infecciones ha superado la cifra de 400.000 y, un día después, se registran más de 3.680 muertes por la COVID-19.

La India ha llegado a superar las 3.680 muertes diarias, así como 400.000 contagios, este sábado 1 de mayo. Foto: AP

A través de un artículo subido al medio The Conversation, Ester Lázaro Lázaro, investigadora especializada en evolución de virus, del Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), compartió un duro dato otorgado por la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Durante la tercera semana de abril hubo 5,7 millones de nuevos casos de COVID-19 en todo el mundo, el 38% de los cuales ocurrieron en la India”.

En los últimos diez días, el país asiático, de acuerdo con la agencia EFE, lleva operando al 99% de su capacidad y reporta crisis de oxígeno, en especial en su capital, Nueva Delhi. Ante esta situación, el Gobierno de la India ha ordenado prorrogar el confinamiento de sus 20 millones de habitantes.

En total, la India tiene una población de 1.360 millones de personas, conforme a datos adjuntados hasta el 2019 por la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuyos especialistas también calcularon que esa cantidad aumentará y superará a China para el 2050.

Cuando el SARS-CoV-2 empezó a infectar a todo el mundo, la India estaba en relativa tranquilidad durante la primera ola, cuenta Lázaro en su artículo. En efecto, los científicos atribuían esa aparente inocuidad a las tasas bajas de obesidad, condición que agrava la situación de quienes padecen COVID-19 grave. No obstante, tras haber transcurrido cierto tiempo, los contagios se aceleraron hasta en 100.000 por día.

Un documento de preimpresión colgado en The Lancet mostró que, entre diciembre y enero, “mas del 50% de la población en algunas ciudades grandes ya había estado expuesta al virus”; por lo tanto, pensando en una futura segunda ola, como sucede actualmente, se pensó en una pandemia más ligera, pero la respuesta inmisericorde del coronavirus le ha propinado un revés a las estimaciones.

Imagen de un funeral en la India, país que se ha convertido en el epicentro de la COVID-19. Foto: EFE

“Al mismo tiempo que los casos aumentaban, (surgía) una nueva variante del SARS-CoV-2, la denominada B.1.617, ha comenzado a ser mayoritaria″, subraya Ester Lázaro Lázaro. Luego recuerda que dicha variante trae consigo tres mutaciones.

La primera de ellas, llamada L452R, se asocia con una mayor capacidad de transmisión. La segunda, P681R, parece favorecer el ingreso del virus a las células y una posterior inducción a infecciones. La tercera, E484Q, es una versión de la mutación E484K, de las variantes de Sudáfrica y Brasil, dos de las más peligrosas. Aún se desconoce si una combinación de las mutaciones reduce la efectividad de las vacunas.

Con crematorios al aire libre atiborrados de fallecidos y humos que opacan la visibilidad de los deudos, la prensa y las autoridades, la India busca sobreponerse a la adversidad. A la fecha, ha recibido ayuda internacional de 40 países. Alemania, Uzbekistán y Bélgica enviaron remesas de suministros médicos ante la escasez generalizada.

Estados Unidos, de igual modo, se unió al rescate internacional, tal como lo describió EFE, trasladando un cargamento sanitario valorizado en 100 millones de dólares.

“Cada nueva infección supone una oportunidad de que surjan nuevas combinaciones de mutaciones que sean favorables al virus”, precisa Lázaro refiriéndose al calvario indio. La experta recalca la importancia de vacunarnos para no estar susceptibles a un retroceso contra los estragos del coronavirus.

Las cifras actualizadas del mapa interactivo del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas (CSSE), de la Universidad Johns Hopkins, revela que la India ocupa el segundo lugar en contagios a nivel mundial, con 19,5 millones de casos, solo por debajo de los Estados Unidos, que registra más de 32,4 millones de infecciones.

En relación con las muertes, el país de Asia del Sur se ubica en la cuarta posición, con 215.542, superado solo por Estados Unidos (577.007), Brasil (406.437) y México (271.168).