Genes de creatividad decidieron la brecha entre Homo sapiens y neandertales

Agencia AFP

Según una investigación subida a la revista Nature, hace 45.000 años, Homo sapiens y neandertales se vincularon con más frecuencia de lo que se pensaba. Foto: composición / El Universo / S. Entressangle / E. Daynes
Según una investigación subida a la revista Nature, hace 45.000 años, Homo sapiens y neandertales se vincularon con más frecuencia de lo que se pensaba. Foto: composición / El Universo / S. Entressangle / E. Daynes

La creatividad, de acuerdo con los investigadores, se relaciona al desarrollo de la innovación tecnológica, factor vital de diferenciación por sobre los ancestros.

Un grupo de investigadores descubrió una serie de genes vinculados a la creatividad que podrían haber dado al Homo sapiens una ventaja significativa de inteligencia sobre el hombre neandertal. De esta manera, habrían evitado su extinción.

Los resultados de este estudio fueron publicados por un equipo internacional de investigadores en la revista Nature Molecular Psychiatry y sugieren que estas unidades básicas de la herencia jugaron “un papel fundamental en la evolución de la creatividad, la conciencia de sí mismo y el comportamiento cooperativo”.

Estos genes eran algo así como un “arma secreta” que daba a los humanos modernos “una ventaja significativa sobre los homínidos hoy extintos, favoreciendo una mayor resistencia al envejecimiento, a las heridas y a la enfermedad”, dicen los expertos.

En la Universidad de Granada, al sur de España, estos especialistas identificaron 267 genes únicos en el hombre y, gracias a marcadores genéticos, datos sobre la expresión genética y técnicas de resonancia magnéticas (IRM) basadas en la inteligencia artificial, concluyeron que estaban vinculados con la creatividad.

“Los científicos pudieron identificar regiones del cerebro en las que estos genes (y aquellos con los que interactuaban) mostraban una expresión aumentada o sobreexpresión”, escriben.

“Estas regiones (del cerebro) están asociadas con la percepción de uno mismo y la creatividad del hombre”, agregan.

El mismo equipo había identificado un conjunto de 972 genes organizados en tres redes cerebrales y la más antigua de ellas, la que concierne a las costumbres de aprendizaje, el apego social y la resolución de conflictos, databa de 40 millones de años.

La segunda red, que engloba el control de uno mismo, apareció hace dos millones de años y la más reciente, que rige la conciencia creativa de uno mismo, apareció hace tan solo 100.000 años.

“La forma física y la resiliencia están intrínsecamente ligadas a la creatividad”, declaró el autor principal del estudio, Igor Zwir.

Este descubrimiento aporta una razón adicional a los argumentos de por qué el Homo sapiens sobrevivió al hombre neandertal y a otras especies.

Los autores creen que la creatividad ha podido incentivar la cooperación entre los individuos, lo que habría allanado el terreno a la innovación tecnológica, la flexibilidad de los comportamientos y la apertura a la exploración, permitiéndoles desarrollarse mejor que sus ancestros.