Fármaco oral podría detener al coronavirus desde el inicio de la infección

Ciencia LR

El fármaco ha demostrado anteriormente ser capaz de inhibir la replicación del coronavirus en solo 24 horas. Foto: AFP
El fármaco ha demostrado anteriormente ser capaz de inhibir la replicación del coronavirus en solo 24 horas. Foto: AFP

Una investigación en animales determinó que incluso aplicado 12 horas antes de la exposición al virus sigue siendo efectivo. El estudio se proyecta ahora en humanos.

Un medicamento oral desarrollado inicialmente para contrarrestar la influenza ha resultado efectiva contra el virus SARS-CoV-2, que provoca la COVID-19, asegura un estudio publicado en la revista Nature Communications. Se trata de una preparación llamada MK-4482, más conocida como molnupiravir.

De acuerdo con el Dr. Michael Jarvis, virólogo e inmunólogo de la Universidad de Plymouth y principal autor de la investigación, se ha demostrado que este fármaco es capaz de inhibir la replicación del coronavirus en el cuerpo desde el inicio de la infección. Los resultados se han evidenciado en animales, por lo que los ensayos ahora serán probados en humanos.

“A diferencia de las vacunas existentes para COVID-19, realmente no son demasiados medicamentos efectivos contra el nuevo coronavirus. Por eso nuestro descubrimiento es muy emocionante”, declaró el Jarvis, citado por Medical Express.

El especialista y sus colegas creen que este medicamento es prometedor y puede resultar un gran avance en el tratamiento contra la enfermedad. Para la investigación, se emplearon hámsteres sirios y se organizaron en tres grupos.

El primero fue administrado con el fármaco antes de ser infectado con el SARS-CoV-2. El segundo recibió el medicamento 12 horas después de ser expuesto al virus. Mientras que el tercero fue solo de control. A los dos primeros grupos se les mantuvo con molnupiravir por 12 horas durante tres días tras la infección.

Los resultados fueron positivos, comentó Jarvis. Se encontró que los animales que se medicaron con MK-4482 tuvieron 100 veces menos virus infecciosos en los pulmones que el grupo de control. El daño en esta zona fue significativamente menor en comparación con el tercer grupo.

La enfermedad también resultó no ser tan destructiva para el cuerpo en los animales que recibieron el medicamento.