ECLIPSE LUNAR - Repasa lo mejor de todas las fases de la ‘Luna de sangre’ FOTOS - Mira las mejores postales del eclipse lunar 2022 en nuestro país

Solo necesitarían una dosis de vacuna los que ya se infectaron de COVID-19

Un nuevo estudio vuelve a confirmar que las vacunas de ARN mensajero proporcionan respuestas robustas de anticuerpos. Se espera que la eficacia se mantenga en el corto y largo plazo.

Según las CDC, las vacunas de ARN mensajero enseñan a nuestras células a producir una proteína que desencadenará una respuesta inmunitaria. Foto: captura / ABC
Según las CDC, las vacunas de ARN mensajero enseñan a nuestras células a producir una proteína que desencadenará una respuesta inmunitaria. Foto: captura / ABC
Ciencia LR

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) del Gobierno de los Estados Unidos autorizan el uso de emergencia de varias inoculaciones contra la COVID-19, las cuales resultaron ser ampliamente eficaces. Sin embargo, aún falta entregar información suficiente sobre las vacunas de ARN mensajero para que las personas entiendan mejor su método de administración y genere confianza en ellas.

Un amplio equipo de investigadores que proceden de distintas facultades de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) informa que los pacientes recuperados de COVID-19 han desarrollado anticuerpos tras una primera dosis de vacuna ARN mensajero, mientras que la segunda inyección no hizo gran diferencia.

“Los individuos sin experiencia con el SARS-CoV-2 requirieron ambas dosis de vacuna para obtener incrementos óptimos de anticuerpos, en particular para neutralizar los títulos contra la variante B.1.351 (sudafricana)”, complementan los firmantes del artículo alojado en Science Immunology, revista de acceso libre y revisada por pares.

En palabras del Phd. E. John Wherry, director del Instituto Penn de Inmunología de la Facultad de Medicina Perelman y líder del estudio científico, las observaciones alientan a seguir a adelante con la examinación de los efectos de la vacuna ARN mensajero al ver las células B de memoria.

Esta clase se forma luego de una infección y recrea la inmunidad mediada por anticuerpos más robustos y acelerados en caso de un nuevo contagio. De esta forma, el documento pretende dilucidar la respuesta de las células B de memoria en individuos que tuvieron coronavirus en su organismo y compararla con quienes hasta el momento no han padecido de SARS-CoV-2.

En total, los expertos reclutaron a 44 personas sanas que se inmunizaron con la vacuna BioNTech / Pfizer o Moderna. De ese número inicial, 11 individuos presentaban una infección previa. Luego, recolectaron muestras de sangre hasta en cuatro oportunidades: antes de la vacuna, poco después de la primera dosis, el día de la segunda dosis y una semana tras la segunda dosis.

E. John Wherry recalca que las vacunas anti-SARS-CoV-2 son positivas a gran escala. Además, pide a las personas mantenerse estoicas frente a las reacciones adversas, porque, según comenta, “no son necesariamente algo malo; en realidad, pueden ser un indicador de una respuesta inmunitaria aún mejor”.

Más adelante, en el apartado de Discusión, el firmante principal del estudio sostiene que es necesario realizar una investigación con ensayos clínicos de mayor proporción. Otra observación del especialista se centra en determinar si estas conclusiones también funcionarían en pacientes infectados de COVID-19 grave.