ONPE - Cómo elegir tu local de votación para las elecciones municipales y regionales

El 10% de los que tuvieron COVID-19 leve sufren efectos a largo plazo

Equipo de científicos sueco constató que, ocho meses después de superar la enfermedad leve, 1 de cada 10 aún presenta al menos un síntoma que impacta en su vida normal.

Los síntomas a largo plazo más comunes fueron la pérdida del olfato y el gusto, fatiga y problemas respiratorios. Foto: Rawpixel
Los síntomas a largo plazo más comunes fueron la pérdida del olfato y el gusto, fatiga y problemas respiratorios. Foto: Rawpixel
Ciencia LR

Investigadores del Hospital Danderyd y el Instituto Karolinska (ambos de Suecia) han identificado síntomas a largo plazo que sufren más del 10% de las personas que superar la COVID-19 leve.

Entre abril y mayo de 2020, el equipo de científicos comenzó a realizar un seguimiento a trabajadores de la salud recuperados. En enero de 2021, ocho meses después, analizaron los síntomas informados por el grupo de personas que había pasado un cuadro leve de COVID-19.

Este grupo estaba formado por 323 personas. El 26% de ellos reportó que había tenido al menos un síntoma de moderado a grave que duró más de dos meses. El 11% tuvo como mínimo de un síntoma con impacto negativo en la vida laboral, social o familiar que duró al menos ocho meses.

Los síntomas a largo plazo más comunes fueron la pérdida del olfato y el gusto, fatiga y problemas respiratorios.

“A pesar de que los participantes del estudio tenían una infección leve por COVID-19, una proporción relativamente grande informa síntomas a largo plazo con un impacto en la calidad de vida”, dijo Sebastian Havervall, médico jefe adjunto del Hospital Danderyd y autor principal del estudio publicado en la revista médica JAMA.

“A la luz de esto, creemos que las personas jóvenes y sanas, así como otras grupos de la sociedad, deben tener un gran respeto por el virus que parece ser capaz de afectarlos incluso durante mucho tiempo después de la infección”, remarcó.

Esta investigación es parte del proyecto COMMUNITY, que surgió con el objetivo principal de estudiar la inmunidad en los recuperados. Sin embargo, el equipo está recopilando diversas informaciones que ayudan a entender mejor las secuelas que deja la enfermedad. El próximo seguimiento tendrá lugar en mayo de 2021, cuando gran parte de los participantes ya estén vacunados.

“Entre otras cosas, estudiaremos más de cerca la pérdida del olfato y el gusto asociada al COVID-19, e investigaremos si el sistema inmunológico, incluida la autoinmunidad, desempeña un papel en el post-COVID”, indica Charlotte Thålin, coautora del estudio.